Continúan problemas financieros en Malaysia Airlines
foto de archivo

La compañía estatal de inversiones de Malasia anunció el viernes que planea retirar a Malaysia Airlines de la bolsa de valores y convertirla totalmente en una compañía estatal antes de someter a una gran reestructuración a la aerolínea que se tambalea después de enfrentar dos desastres.

Khazanah Nasional, propietaria del 69% de Malaysia Airlines, indicó que tiene previsto comprar todos los títulos a los accionistas minoritarios a un precio más alto sobre el valor más reciente. La adquisición costaría 1.380 millones de ringgit (429 millones de dólares).

Añadió que la adquisición estatal sería la primera etapa de una “reestructuración completa” de la aerolínea, y que los planes en detalle serán anunciados a finales de mes.

“La reestructuración propuesta requerirá que todas las partes colaboren estrechamente para llevar a cabo lo que será una revisión completa de la compañía aérea nacional”, dijo Khazanahin un comunicado. “Se requiere nada menos con el fin de revivir nuestra aerolínea nacional para que sea rentable como entidad comercial y sirva su función como entidad clave de desarrollo nacional”.

Malaysia Airlines ha sufrido este año dos desastres aeronáuticos de gran consideración, los cuales se suman a sus apuros financieros de larga data.

En marzo, el vuelo 370 de Kuala Lumpur a Beijing con 239 personas a bordo desapareció luego de salirse de su ruta. Los restos de la aeronave no han sido encontrados.

En julio, 298 personas perdieron la vida cuando el vuelo 17 fue derribado sobre Ucrania.

Antes de los desastres, el desempeño financiero de la compañía ya era uno de los peores del sector, lo que puso un signo de interrogación sobre su futuro incluso antes de que su marca quedara atada a las dos tragedias.

Algunos analistas dijeron el mes pasado que la aerolínea no podría sobrevivir un año sin una inyección de efectivo sustancial por parte del gobierno de Malasia.

Expertos en crisis y gestión de riesgos han dicho que Malaysia Airlines debe tomar medidas drásticas, como sustituir sus principales ejecutivos y cambiar de nombre.

Con información de AP.