Cesan a 4 funcionarios por la estampida de Shanghai
Foto de AP

El gobierno de la ciudad de Shanghai anunció el miércoles que despidió a cuatro altos cargos y sancionó a otros siete por la insuficiente preparación y respuesta a la estampida de Año Nuevo en la que murieron 36 personas. Algunos de los funcionarios asistían a un opulento banquete cuando se produjo la tragedia.

Los responsables dijeron que el banquete — celebrado a expensas de los ciudadanos — dificultó la respuesta, violó las normas del partido Comunista y sumó más descontento ciudadano por la estampida del 31 de diciembre en la histórica zona del Bund, junto al río.

Foto de AP
Foto de BBC

El informe de la investigación culpó a altos cargos del gobierno, la policía y el Partido Comunista del distrito de Huangpu por no haber tomado suficientes precauciones en la zona además de por fallos en la respuesta al desastre, el peor de los últimos años en una de las ciudades escaparate de China.

El teniente de alcalde de Shanghai, Zhou Bo, miembro destacado del equipo que efectuó la investigación, dijo que la ciudad envía sus “más profundas condolencias” y sus “más profundas disculpas” a las familias de las víctimas.

“El incidente del 31 de diciembre no debió haber sucedido y era totalmente evitable”, dijo Zhou en una conferencia de prensa. “Nos sentimos muy dolidos, culpables y responsables de ello”.

El secretario del Partido Comunista en el distrito, Zhou Wei, el jefe de gobierno, Peng Song, el director y el subdirector de la policía —Zhou Zheng y Chen Qi, respectivamente— fueron destituidos y otros siete funcionarios fueron degradados de categoría o sancionados de otra forma, dijo Wang Yu, subdirector de la Oficina Municipal de Supervisión de Shanghai, en una conferencia de prensa.

Zhou y Peng estuvieron entre las autoridades que, según el informe, participaron en un banquete en un lujoso restaurante japonés de Shanghai tras asistir a actos públicos relacionados con la celebración del Año Nuevo. El gobierno de la ciudad dijo que la cena violó las normas de austeridad del partido por el gasto de dinero público.

La estampida se produjo una media hora antes de la medianoche del 31 de diciembre en unos escalones de cemento de la famosa costanera donde normalmente se realiza un espectáculo de luces, que en esta ocasión había sido cancelado.

Tres docenas de personas, entre ellas un niño de 12 años, murieron pisoteadas y asfixiadas en medio de una masa de cientos de personas.

De las 49 personas que resultaron heridas, tres siguen hospitalizadas, incluyendo una mujer de 18 años que está en cuidados intensivos.

Shanghai ha anunciado una serie de medidas para evitar accidentes de este tipo, incluyendo letreros electrónicos y sistemas de megafonía en lugares donde puedan reunirse multitudes.

Familiares de las víctimas han cuestionado si las autoridades notificaron adecuadamente al público la cancelación del espectáculo de luces. También han puesto en duda si la ciudad tomó medidas de emergencia adecuadas cuando cientos de miles de personas seguían dirigiéndose al Bund, y si policías y médicos respondieron adecuadamente tras la estampida.

Fan Zhizhong, cuya cuñada Gu Yinli falleció en el hospital, dijo en una entrevista telefónica que el resultado era “bastante justo” y lo que él esperaba, pero que seguía teniendo dudas sobre el manejo de la respuesta médica.

Con información de AP