Angelina Jolie padece oncofobia
Internet

La actriz y directora Angelina Jolie dio a conocer ayer que se extirpó los ovarios y trompas de Falopio  por el riesgo que corría de desarrollar cáncer en esos órganos.

A raíz de esa revelación, especialistas cuestionan si será un asunto de oncofobia (excesivo temor a padecer cáncer) lo que la motivó, junto a sus médicos, a tomar decisiones quirúrgicas radicales contra un posible cáncer.

Varias generaciones de su familia: su abuela, su madre y una tía fallecieron por cáncer. Sumado a lo anterior, la actriz es portadora de un gen defectuoso, el BRCA1, que le hace correr un riesgo mayor de desarrollar esta enfermedad de las células.

Las medidas médicas contra el cáncer emprendidas por la actriz, se han convertido también en una proclama o una campaña de prevención contra este mal.

Para el psicólogo Marco Antonio Polo Scott, director del Instituto Mexicano de Psico-oncología y doctor en tanatología, la mayoría de los comentarios que ha escuchado en programas de radio a partir de la decisión de retirar ovarios y trompas de falopio son erróneas, pues habría que contar con el historial médico de la actriz para entender su decisión.

“Sin conocer su historia clínica y personal es muy difícil sacar conclusiones, o emitir juicios. En nuestros días, muchas personas han empezado a desarrollar lo que se conoce como oncofobia, que es un temor irracional que se deriva del pensamiento de la posibilidad de tener cáncer”, indicó.

“El simple hecho de pensar que puedo estar diagnosticado con cáncer me puede llevar a decisiones radicales preventivas. Es decir, varias personas pueden ligar la palabra cáncer con la palabra muerte y de ahí el término oncofobia, que está muy relacionada con el término ansiedad específica hacia todo lo relacionado con este tipo de enfermedades oncológicas”.

El psicólogo explica que los síntomas que se presentan son miedo irracional que puede manifestarse con palpitaciones, hormigueo en algunas partes del cuerpo y sudoración.

“No sabemos si Jolie ha tenido estas manifestaciones, pero ocurre. En su caso tomó decisiones que no son muy comunes en la mayoría de la población, pero que por su condición genética tomó una decisión responsable. Ella tiene genéticamente una predisposición alta a este tipo de cáncer”.

La ginecóloga Laura Fabiola Guadarrama García también cuestiona la decisión de la actriz de 39 años de edad. “(Esta cirugía) debe tener su indicación precisa, para algún quiste, un tumor, principalmente de tipo canceroso; de forma profiláctica no se recomienda”.

La especialista agregó que operaciones como éstas no necesariamente eliminan la posibilidad de padecer cáncer. “Obviamente no va a tener cáncer de ovario, eso es disminuir el riesgo, pero en cuestión de cáncer de mama u otro tipo de cáncer, pues no, siempre va a estar latente. El gen que a ella le detectaron -BRCA-1- se puede manifestar en otro órgano que no sean los que se extirpó”.