Acciones del Gobierno Federal en desastre ecológico de Sonora
Foto de SEMARNAT

El pasado 6 de agosto, de las instalaciones del Grupo México en Cananea se derramaron 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre sobre los ríos Bacanuchi y Sonora, así como en la Presa El Molinito y el Arroyo Tinajas.

Fue hasta el día siguiente cuando los pobladores se alertaron del desastre ecológico en el río Bacanuchi y avisaron a Protección Civil de Sonora, posteriormente, Grupo México anunció a la autoridad federal hasta el 12 de agosto oficialmente.

Ante la denuncia de la empresa y los pobladores,la Comisión Nacional del Agua fue a inspeccionar los cuerpos de agua supuestamente contaminados. Después de un minucioso estudio se deliberó que el derrame fue ocasionado por un mal amarre de un tubo de polietileno y por la falta de una válvula en la pileta de demasías.

El informe de CONAGUA contradijo así a la versión de Grupo México que el derrame había sido ocasionado por las lluvias atípicas de la región. Sin embargo no se tienen reportes de tal fenómeno natural en la zona durante los días del incidente.

En los cuerpos de agua contaminados, el organismo encontró cobre, arsénico, aluminio, plomo y otros minerales, por lo que aplicó Protocolos de Atención de Emergencias Hidroecológicas, como evitar el uso del líquido y el monitoreo de los niveles contaminantes dos veces al mes hasta 2019 por parte de la empresa. Además se llevaron 32 pipas a la población y se instalaron 10 plantas potabilizadoras en la región.

Por su parte, la Procuraduría Federal del Medio Ambiente ordenó la clausura del patio de lixiviados donde se originó el derrame, además dijo que la empresa debería neutralizar el PH del agua y limpiar el Río Bacanuchi.

Otra entidad que intervino en el derrame fue la Comisión Federal de Prevención contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) inició el pasado 22 de agosto para establecer las responsabilidades de Grupo México en el desastre ambiental.

Sin embargo los que más sufren son los habitantes, pues hasta la fecha se tienen registradas cuatro personas con sintomatología asociada con el desastre, pero ninguna fue hospitalizada pues no era requerido. Para continuar con las medidas de prevención sanitaria se visitaron 12 localidades para entregar Vida Suero Oral.