Indefiniciones neutralizan a la Guardia Nacional