Cada quien con su vaso medio lleno