En los temblores en los tiempos estelares de la 4-T, ordenan que sentaditos se ven más bonitos.
Florestán.

Hoy, en el Día Internacional de la Mujer hay marchas en la Ciudad de México como cada 8 de marzo, y no son, como dice el presidente López Obrador, recientes ni un ataque contra su gobierno y siempre han terminado violentamente por la operación de grupos de encapuchados que vandalizan todo y agreden al que quieren a su paso. La estrategia es elemental: desplazar de la agenda pública las demandas y denuncias legítimas de quienes se manifiestan para llenarla con su barbarie.

            Ayer, el presidente dio a conocer información de que hay grupos que están preparando con marros, sopletes, bombas molotov, lo que es cierto, y pidió a las participantes no caer en los enfrentamientos, lo que es un diagnóstico equivocado: No hay enfrentamientos, hay agresiones.

            En el mismo sentido habló Martí Batres, quien fue a más: Se espera una marcha muy violenta. Y que tiene información de que hay quince grupos organizados con cizallas, alicates, sopletes, martillos, picos, piolets, hachas, mazos, cadenas, tubos, bazucas, bombas molotov, tasers eléctricos, cohetones, petardos, gasolina, thiner, navajas, palos y gas pimientas, entre otros, para irrumpir en la marcha.

            Y yo pregunto: Si el gobierno tiene identificados 15 grupos violentos y detallado su arsenal ¿Por qué no impide su asalto a la marcha?

RETALES

  1. COMUNICADO.- Muy ajeno a lo que sucede el comunicado  de la Suprema Corte sobre acceso a un proyecto, señalamiento a tres ministros y al mismo presidente, Arturo Zaldívar, y el enésimo desdén presidencial, ayer, de que no confía en ellos. El boletín, de cuatro líneas no contesta la ofensiva presidencial ni la alineación de tres o cuatro ministros, al proyecto, que aseguran en esa Corte, no fue entregado en la FGR. Todo lo veremos en doce días;
  2. AJUSTE.- Gerardo Esquivel, subgobernador del Banco de México, es uno de los economistas mexicanos más reconocidos por su seriedad y rigor. Ayer me dijo que hay factores internos, inflación y escasez de inversión privada, y externos, pandemia y guerra, que llevaron al Banxico a recortar el crecimiento de este año de 3.2 a 2.4, en línea con los especialistas, pero no con Hacienda que mantiene su previsión en 4.1 por ciento, que ya revisará a la baja, y menos con el cinco por cientos del presidente. Y será hasta 2023, quinto año de gobierno, cuando llegaremos a los niveles anteriores a la pandemia;
  3. RECORTE.- López Obrador dio la misma explicación de la desaparición del programa de Escuelas de Tiempo Completo, que atendía a 3.6 millones de niñas y niños vulnerables, que en la cancelación de las Estancias Infantiles: que el dinero no llegaba abajo. No sé el cálculo que tenga, pero el impacto supera su decisión y deja ver que en los tiempos estelares de la 4-T los menores vulnerables no son primero. Al contrario.

Nos vemos mañana, pero en privado.