¿Y si a los cuatro los meten al bote?


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

El decibelaje preelectoral ensordece.

El decibelaje preelectoral ensordece.

A la matazón de más de cien candidatos y ex funcionarios estatales y municipales añádase la virulencia en el desgreñe por la Presidencia de la República y el perlario de acusaciones entre los cuatro contendientes.

El presidente de la Mesa Directiva del Senado, Ernesto Cordero, se sumó ayer a la embestida contra Ricardo Anaya con su denuncia por supuesto lavado de dinero.

Jaime Rodríguez carga con graves señalamientos del INE sobre probables delitos electorales (simulación, uso de recursos de procedencia ilícita…) y Andrés Manuel López Obrador porque dizque pellizca de más de tres mil millones de pesos de Morena para su provecho personal y familiar.

A José Antonio Meade se le culpa del gasolinazo en agravio de la economía popular y de ser cómplice de la corrupción en los gobiernos de Fox, Calderón y Peña Nieto.

Supóngase que todo eso es verdad y que la PGR procede y consigna a los cuatro presidenciales.

Tal cosa no es imposible sino impensable.

Se requiere padecer una gran dosis de pendejez para soñar con que uno siquiera sea llevado a la cárcel…


  1. Impecable doble acierto de AMLO

    De pocos integrantes del próximo gabinete presidencial puede afirmarse que Andrés Manuel López Obrador haya hecho designaciones tan irreprochables como las del general de División Luis Cresencio Sandoval González y el almirante José Rafael Ojeda Durán para encabezar las secretarías de la Defensa Nacional y la Marina Armada.

    Continuar leyendo

  2. Coma inducido al NAIM

    Si por los discutibles “pueblos originarios” que se oponen al nuevo aeropuerto en Texcoco hablan agrupaciones y personas de tan descalificada probidad como la regresiva Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación o el obispo de Saltillo, Raúl Vera (negociador-tapadera de pederastia clerical), pareciera que hay un resquicio de esperanza en que Andrés Manuel López Obrador corrija su insensato capricho y ordene la continuación de la obra.

    Continuar leyendo