Y se levantó sin mirarse la ropa

JoaquinLDV4-BW

Joaquín López-DórigaEn Privado

Con todo esto, el presidente celebró la participación y se montó en el abrumador sí, que estaba por descontado

La historia de siempre: los deportistas se la juegan, pierden y se van; los directivos no arriesgan, se quedan y siguen ganando:
Florestán.

Contra lo que pensé la noche del domingo, el lunes por la mañana el presidente López Obrador se dijo muy contento con el resultado de la consulta sobre el juicio a sus antecesores, que apenas abarcó el 7.1 por ciento del padrón electoral, seis millones 650 mil electores que, por donde se le vea, es decepcionante, cuando el mínimo para hacerla vinculatoria era el cuarenta por ciento, 37 millones 468 mil participantes, es decir, se quedó corto por treinta millones 818 mil votos.

Y comparándolo con los 56 millones 600 mil ciudadanos que participaron el uno de julio de 2018, le faltaron por 49 millones 950 mil, de aquel 63.4 por ciento del padrón electoral, al 7.1 por ciento.

Con todo esto, el presidente celebró la participación y se montó en el abrumador sí, que estaba por descontado.

Y siguió la celebración por el hecho histórico de la primera consulta popular, ignorando en el discurso que si bien participaron seis millones 650 mil de los 93 millones 676 mil ciudadanos en el listado nominal, no lo hicieron ¡87 millones 26 mil! el 92.9 por ciento, un mensaje que no se quiso leer, al menos en público, en Palacio Nacional, ni con el agravante de la derrota de Morena en su santuario, la ciudad de México, en las elecciones del 6 de junio.

Pero, le decía, el presidente dio un salto, otro, hacia adelante, cerró el caso de esta consulta, se montó en la revocación de mandato, y retó a la oposición a juntarse, para sacarlo de Palacio en el referéndum del 6 de marzo.

Es decir, López Obrador, como los toreros tras un percance, no uso el verbo para que no se ofendan, se levantó de la arena sin mirarse la ropa, gritó el ¡Dejadme solo, que me echen al que sigue!, ocultando la procesión que traía por dentro, mientras los suyos, que no llenaron el tendido, lo celebraban.

RETALES

1. EXTRA.- Si habrá período extraordinario, el miércoles, para desaforar a los diputados Saúl Huerta, ex de Morena, por violación y abuso sexual de menores, Mauricio Toledo, PT, por enriquecimiento ilícito y al fiscal de Morelos. Nunca un extraordinario, había sido tan exigido;

2. TRAGEDIA.- Anoche se cumplieron tres meses del colapso de la Línea 12 del Metro que dejó un saldo de 26 muertos y un centenar de heridos, sin un solo responsable. La única reacción fue la renuncia de la principal responsable legal y moral, la directora del STC, Florencia Serranía, a la que blindaron con un manto de impunidad; y

3. ¿GRACIAS?- Ayer en el centro de vacunación de Ciudad Universitaria, los trabajadores del gobierno capitalino pusieron en el sonido el mensaje de que las vacunas eran gracias al presidente, licenciado Andrés Manuel López Obrador, y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, lo que es un uso inmoral de la campaña de inoculación. Creí que se iban a deslindar, pero hasta anoche, no.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Menú de accesibilidad