¿Y preparan también la botana?


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Una nueva tanda de maleantes del caso de los 43 va rumbo a la calle porque la demencial resolución de un Colegiado concedió la protección federal a Salvador Reza Jacobo, El Wereke; Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, y ni más ni menos que a Gildardo López Astudillo, El Cabo Gil.

Una nueva tanda de maleantes del caso de los 43 va rumbo a la calle porque la demencial resolución de un Colegiado concedió la protección federal a Salvador Reza Jacobo, El Wereke; Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, y ni más ni menos que a Gildardo López Astudillo, El Cabo Gil.

Sin revisarlos siquiera, invalidó los periciales de la PGR y ordenó reponer el procedimiento para que peritos “independientes” realicen el Protocolo de Estambul.

En diez días deberán hacerse los nuevos estudios, pero los “torturados” podrán negarse porque cuentan en su favor los realizados por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y, en consecuencia, quedar en libertad.

Después de Sidronio Casarrubias, El Cabo Gil es uno de los líderes clave de Guerreros Unidos y comandó toda la operación de asesinato y carbonización de los estudiantes de Ayotzinapa.

Le notificó a Sidronio: “Jefe, los hicimos polvo y los echamos al agua, nunca los van a encontrar…”.

Quienes vienen haciéndola de tos contra la verdad histórica, en realidad jurídica, ¿enfrían ya las chelas para celebrar la excarcelación de los asesinos?