Dicen los expertos que enero es ascenso, febrero es descenso y marzo es meseta, hasta ahí llegan las predicciones de los que llamamos conocedores e investigadores del COVID.

Por supuesto que nadie se atreve a dar mayores informes de lo que sucederá en abril o mayo o junio o lo que resta del año. Y todo por una sencilla razón, nadie lo sabe y nadie tiene esa capacidad de conocimiento de lo que nos depara el futuro.

Los dos años de COVID no son suficientes para poder identificar el rumbo que va a seguir, las variantes que han aparecido dejan como testimonio que todo puede suceder y que otra de ellas pudiera aparecer en cualquier momento.

En México tenemos un problema mayor, el responsable de informar con veracidad todo lo que sucede, no lo hace, y no lo hace por la simple razón, lo qué hace va en función de los intereses del gobierno y no de una sociedad enferma y peor aún desinformada.

Hugo López Gatell quien se asume o lo asumen como el experto disponible, como el científico informado se ha convertido en una caricatura, es una especie de broma y nadie en sus sano juicio le cree.

Obvio ahí lo tienen porque se presta a toda la desinformación y se presta a jugar con la vida de los mexicanos, no le importa que sus declaraciones sean absurdas que rayen en lo torpe y mucho menos le importa que un país entero lo tache de ignorante y vendido.

Así las cosas, en otros países, quienes se han convertido en voceros, son científicos que no se prestan a que les digan que decir por el simple hecho de no “alarmar” a todo un país. Aquí todo se vale, desde ignorar y seguir el juego perverso de un presidente que toma las cosas a la ligera y que piensa que un amuleto es suficiente para curarse.

México es un país de risa en materia de conocimiento de COVID, todo va en función de lo que los asesores presidenciales le dicen para evitar a toda costa que se sepa la verdad. De ahí los enfermos y de ahí los muertos, nadie sabe que sucede, ni dentro ni fuera de un hospital o clínica.

Los poco más de 300 mil muertos son muchos más, quizá el doble o más, cuando los hospitales están llenos, nos han dicho que existen espacios o nos engañan diciendo que se están comprando más ventiladores y haciendo más espacios para recibir enfermos.

Llevamos 23 meses de recibir información parcial, de estar engañados y de no saber qué es realmente lo que sucede. Desde que comenzaron a ponerse vacunas y que sólo se ponían a quien el,gobierno decidía, ignorando hospitales privados y médicos de clínicas o consultorios propios.

Hoy día, el tema de las vacunas sigue siendo un misterio, las ofrecen a cómo les plazca y las aplican de acuerdo a criterios políticos y no médicos. En los países desarrollados, existe confianza en farmacias, en hospitales y clínicas privadas, aquí no, aquí todo debe de ser por medio de unos siervos que han dejado mucho que desear.

El tema de las vacunas algún día se conocerá y será dado a conocer de cómo se ha aplicado de acuerdo a criterios de políticos ignorantes en la materia. Lo hacen pensando en puntos electorales y en beneficio político y no social.

Así las cosas, no se sabe qué sucede, ni en estados ni municipios se ofrece información actualizada y objetiva, peor aún la esconden para no generar según ellos algún malestar o inquietud entre la población. De los enfermos y los muertos poco se sabe de ellos, la saturación de hospitales nadie se atreve a manifestarlo.

Vivimos en un país donde el miedo se apropia de instituciones y de políticos que solo alcanzan a replicar lo que les dicen decir.

Cuídense, y ojalá sea como lo dije en un principio, enero ascenso, febrero descenso y marzo meseta. De lo demás no sabemos nada, como nada sabemos de lo que es verdad o mentira de la información que recibimos del Covid.

De ida

Lo que es un hecho es que quienes nos hemos vacunado debemos sentirnos más tranquilos, pero no tanto cómo evitar seguir cuidándonos, los dos primeras dosis y lo que le han llamado el refuerzo se han convertido en ese muro de contención que evita muertes y más muertes, aunque no es suficiente para mantener la salud.

Todavía vemos cómo mueren personas que se dice… “pero tenía sus tres vacunas” sí, sí las tenía pero también muchos de ellos tenían alguna otra enfermedad que salió a relucir de forma total.

Es por ello que debemos cuidarnos, nadie nos lo va a decir, son cosas que debemos asumir como adultos y como responsables de mantener la vida. Ninguna, escuchen bien, ninguna autoridad tiene el valor de parar informar con exactitud lo que sucede, mucho miedo al ser cuestionados.

Ya no hay semáforo, y mucho menos colores que marquen algún tipo de ajuste o control, todo es una enorme faramalla gubernamental para hacernos creer que se hace algo. Lo único que se hace es lo que ustedes ciudadanos deciden. Así de simple y así de sencillo.

De vuelta

Es triste ver en nuestro país, que la casa donde vivió o vive el hijo del Presidente, informativamente hablando es más importante que la salud pública, los mexicanos estamos buscando revancha contra un gobierno que se ha obsesionado en hacer daño a quienes se llaman clase media o clase alta.

Es por ello que el escándalo de la casa de Houston donde vive el hijo mayor del Presiente se convirtió en un escándalo mediático y lo importante dejó de saberse. Ojo, nos estamos equivocando, por un lado el gobierno que no muestra lo que sucede y por el otro un pueblo o una clase media que busca desquitarse de tantas agresiones mañaneras.

Es por ello que debemos centrarnos en lo importante y lo relevante es nuestra salud, nuestro trabajo, nuestra seguridad, nuestra economía, hemos dejado por un lado lo importante y nos estamos auto engañando, o nos ponemos listos o seguirán con el gran engaño.

Aserrín

Urgente que las autoridades estatales de Sonora pongan freno a una ola de violencia incontrolable, antes sólo se hablaba de Ciudad Obregón, luego Guaymas y Empalme, después Magdalena, Santa Ana e Imuris, ahora es San Luis Río Colorado y Puerto Peñasco.

La pregunta es… ¿Qué sigue o quién sigue? Será que al cambio de gobierno también cambien los grupos delincuenciales.

Víctor Mendoza Lambert

Director de Grupo Entre Todos.

Correo: [email protected]

Twitter: @VictorMendozaL

Facebook: Victor Mendoza Lambert

WhatsApp: 6624335077