No es la primera vez que el equipo del presidente Andrés Manuel López Obrador lo deja mal parado ante los ojos de los mexicanos y de la prensa extranjera con una fotografía.

Lo digo por la imagen que publicó su equipo de comunicación en la cuenta oficial del presidente en Twitter. Una en donde anuncia la siembra de una ceiba tropical en el jardín del Palacio Nacional, hace un par de días.

Por supuesto, a dos días de la publicación, han surgido una decena de memes haciendo burla de la postura.

Una mala foto - screen-shot-2020-03-05-at-01350
Twitter

Esto no pasa únicamente porque el ingenio del mexicano es infinito, sino porque el presidente no tiene quién le cuide su imagen. Supongamos que la fotografía fue tomada por un celular, y por lo tanto creemos que hubo varias tomas, no solo una.

¿Quién habrá decidido que esa imagen era la correcta para publicar? ¿Alguien si quiera reflexionó en que el mensaje era claro? ¿Nadie imaginó que su postura iba a ser una burla?

Seguramente, fue alguien que no sabe del cuidado y la presentación que debe de tener un Jefe de Estado en acciones a favor de alguna causa, en este caso del medio ambiente.

En la imagen que vemos, no existe ningún tipo de empatía o comodidad por lo que está haciendo, a pesar de que “alguien” escribió que a él le gusta sembrar.

La postura está muy obligada, no se acerca lo suficiente, como para no ensuciarse, entonces pone el cuerpo echado para atrás. Al ser una actividad que requiere esfuerzo físico, sus asesores debieron de haberle quitado el saco, arremangado las mangas de su camisa y quizá hasta aflojarle un poco el nudo de la corbata. ¿Por y para qué?

Para mostrar conexión emocional con un acto, que nos viene bien a todos: plantar un árbol, y en ese momento, el perfeccionismo o la rigidez, no valen.

Hacerlo ver, como quisieron hacerlo ver, que es un hombre gustoso de plantar ceibas en su jardín.

Su equipo debería de tener una estrategia más allegada a hacerlo cercano, al menos algo que compense su frialdad en las mañaneras.

Bien dicen que si haces una buena selección de personas que cuidan de tu imagen, lograrás exitosamente transmitir el mensaje que deseas comunicar.

Como diría Rupert L. Swan, “Fingir, es el peor truco”.