Tatiana Clouthier en la sucesión

RubenCortes

Rubén CortésCanela fina

Es el título de la nota estelar de la revista Quién, acompañada de una foto a todo aire, que muestra el rostro feliz, feliz, feliz de la entrevistada

El jefe del Senado, Ricardo Monreal, está en lo cierto cuando insiste en que la sucesión súper adelantada que inició el presidente, provoca confrontación dentro del gobierno, fuego amigo, debilitamiento institucional, dificultades para hacer política.

Ahora, por ejemplo, algún grupo de poder mueve en redes sociales la portada de enero de 2019 de una revista del corazón, que no deja bien parada a Tatiana Clouthier, una de las mencionadas en la lista sucesoria del presidente.

Tatiana Clouthier, la mujer en quien confía AMLO: “Peña Nieto entregó un desmadre”. Es el título de la nota estelar de la revista Quién, acompañada de una foto a todo aire, que muestra el rostro feliz, feliz, feliz de la entrevistada.

Sin embargo, es un número viejo de Quién, publicado en un momento del país muy diferente. Si se lee como si fuera actual, la secretaria de Economía queda en ridículo, pues su gobierno tiene seis millones de pobres más de los que le dejó Peña.

Además, tiene el PIB en menos 13 por ciento; mientras Peña se lo dejó en 2.5 por ciento. O sea, leído hoy, lo que dijo entonces Tatiana Clouthier es un sinsentido colosal. Sólo que, para saberlo, hay que fijarse en la fecha. Y casi nadie ve la fecha.

Un fuego amigo que intenta hacer notar que, lo que es un desmadre hoy, es la economía. Y que la secretaría de Economía tiene una titular que puede ser la próxima candidata presidencial del partido en el poder, impulsada por el propio presidente.

Peor aún. El lector que no se fije en la fecha, nota el flaco favor que le hace a Tatiana Clouthier el epígrafe de “la mujer en quien confía AMLO”, pues la pone en contra de otras nueve secretarias de Estado y, sobre todo, en contra de la Jefa de Gobierno.

Pero lo terrible es eso de “Peña Nieto entregó un desmadre”. Porque afirmar eso en este momento no ayuda al gobierno, ya que (visto un año y medio después de aquella declaración de Tatiana Clouthier) lo que le entregó Peña fue todo, menos un desmadre.

Veamos lo que realmente les dejó Peña:

–Crecimiento del PIB de 2.5 por ciento

–Ingresos presupuestarios por 325 mil millones de pesos más de lo estimado.

–Un fondo de 300 mil millones de pesos para emergencias

— Un “gasolinazo” que los proveyó de 290 mil millones de pesos

–Las reservas internacionales del Banco de México en 173 mil millones de dólares

–Un paquete de 109 fideicomisos con 55 mil 252 millones de pesos, de fondos público-privado para investigación, cultura y ayuda humanitaria

Sí: aquel “desmadre de Peña”, es hoy un sueño dorado.

Porque la economía está hundida.

Menú de accesibilidad