Qué difícil es establecer parámetros, sobre todo un rumbo para mejorar. Y más cuando un sin fin de intereses, críticas, morbo o bien negocio, puede desestabilizar procesos y nunca definir rumbos.

Foto de @MiSeleccionMX

Conozco a una buena cantidad de aficionados al futbol que se dicen “hartos” de nuestro balompié, de su equipo, pero que no pueden perderse ni un minuto del partido y ya estando frente al televisor, el desestrés llega disfrazado de insultos, desaprobaciones y una que otra mentada de madre, si se va al estadio, gritar (Eh Pu…..) y llevar la contra a la FMF parece su mejor venganza. Después del 4-0 con Argentina de hace unas semanas, me quedó muy metida una declaración de Gerardo Martino “con este juego, es apenas mi segundo partido categoría A”, haciendo alusión a lo fácil que había sido su andar en cuanto a oponentes se refiere, hasta el duelo ante la albiceste. La explicación no es nueva, pero ya sabemos que la FMF prefiere tener rivales baratos, porque la taquilla en Estados Unidos siempre es un éxito y el dinero supone ganancias para ellos, los dueños del balón.

Foto de @MiSeleccionMX

Cuando comenzó la regla 10-8 (hoy 9-9) muchos advertimos lo difícil que sería consolidar jóvenes, sobre todo cuando la camada de seleccionados vaya en decadencia, y como si fuera un cuerpo humano, todo está conectado, tanto Liga, Selección, Fuerzas Básicas, Promotores, Entrenadores y Dueños. No todo es malo en nuestro futbol, no obstante, sigue siendo prioritario el tema económico y me temo que es precisamente ello, lo que no nos ha permitido dar el salto de calidad.

Gerardo Martino ha comenzado el proceso camino al 2026, sin saber si quiera, si podrá convencer a los dueños sobre su continuidad en 2022, esta semana la Selección Mexicana enfrenta un duelo que ni si quiera alcanza la distinción de “molero”, es más, me atrevería a pensar que supone un gasto, sin embargo, Martino, similar a lo que hacía Osorio, buscará sacarle provecho a su estadía en México, una generación de futbolistas jóvenes encararán este duelo ante Trinidad y Tobago; y seguramente un porcentaje alto de estos futbolistas enfrentarán la Nations League ante Bermuda y Panamá en Octubre, además, la totalidad de este plantel también buscará el boleto a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Decía que todo está conectado, y que  no todo es malo, porque el propio Martino podría quedarse en casa cobrando su sueldo (y aburrirse, dijera cómo Gustavo Matosas cuando dirigía a Costa Rica), sin embargo, el Tata busca consolidar nombres, nombres que incluso sus minutos, en algún momento, le han costado su chamba a uno que otro técnico de la Liga MX.

Foto de @MiSeleccionMX

Es impresionante la cantidad de procesos que se rompen en nuestro país, la nula continuidad y por ende, la poca confianza que tiene el D.T. en el joven,  el directivo elige, muchas veces aconsejado por un promotor que solo ve su oportunidad de negocio, el D.T. sabe que no tiene margen de error y antes de poner a un joven a jugar, prefiere al extranjero, ese que llegó sin credenciales, pero que tiene que jugar para pagarle el favor al promotor, y si alguien se revela y se la juega con chavos, no falta la grilla interna del extranjero, combinado con algún mal resultado, todo ello suficiente  para cortar un proceso y comenzar de cero.

Hay quien dice que los torneos largos en México no funcionarían, que por ahí de la jornada 20 ya no tendría interés ni en la tribuna, ni en la TV, yo difiero, es precisamente el situarte en tu realidad la que te hace tener un sentido de pertenencia, ilusos aquellos -salvo el Veracruz- que creen que pueden ser campeones de Liga, solo porque todavía tienen posibilidades de calificar. La obligación de calificar quema procesos, sentencia entrenadores y cierra la puerta al canterano, aplaudo la labor de Martino, que a pesar de la complejidad de nuestra liga, ha encontrado jóvenes brillantes, que bien pudieran ser el futuro de un futbol que vive siempre una novela dramática, y donde solo los guionistas sonríen. A fin de cuentas, por idiosincrasia pura, nos encanta sufrir, reír, e ilusionarnos con la Calificación ( ya sea a la liguilla o a la siguiente fase de una Copa del Mundo), pero que nunca tenemos como una posibilidad real, ser campeones. Somos de Ilusión Corta.

HASTA LA PRÓXIMA

TWITTER: @JLUIS_CUEVAS

INSTAGRAM: @Pintor_Cuevas

FACEBOOK:  EL PINTOR