Lleven sus locuras a otro lado. Aquí ya no caben.Florestán

La semana que viene es decisiva para los tres partidos nacionales, envueltos en procesos de sucesión de dirigencias. En el PRI, con el tema resuelto con la fórmula única de Manlio Beltrones vía el presidente Enrique Peña Nieto; en el PAN con dos candidatos, uno de los cuales, Ricardo Anaya, con el respaldo de la estructura del partido, arrollará a Javier Corral, y en el PRD es donde la veo más complicada tras el fin adelantado y para muchos inesperado de la gestión de Carlos Navarrete y donde no aprecio que tengan claro hacia dónde quieren ir y con quiénes.

En el PRI, el jueves será la unción de Beltrones llevando de acompañante a Carolina Monroy del Mazo, del círculo Peña Nieto desde hace mucho tiempo. La mexiquense va como dama de compañía, pues ante una figura como el sonorense, es poco lo que una secretaria general del PRI puede hacer. Pero lo tienen resuelto.

En el PAN, van a elecciones el domingo en medio de las acusaciones de Corral, que difícilmente aceptará el resultado, impugnará y estará listo para volver al Senado el 1 de septiembre. Hubiera sido interesante verlo como presidente del PAN, pero si ya lo intentó una vez, volverá en la siguiente oportunidad. Esta campaña le sirvió para posicionarlo adentro y afuera.

Y en el PRD, la preocupación es su destino. Nadie puede negar la necesidad de contar con un partido de izquierda fuerte, serio, propositivo y combativo, que sea contrapeso de gobierno y del mismo panismo con el que, en su momento, ante el adversario común, el priismo, se unirá como lo hizo hace seis años, en algunas de las 12 gubernaturas en juego en junio próximo. Pero desconozco si saben hacia dónde van y los tiempos, estamos a 10 meses de esas elecciones y a menos de tres años de las presidenciales. Yo no tengo claro el panorama, lo que no tiene peso alguno, lo importante es que ellos lo tengan claro, pues se juegan su destino como partido que estuvo dos veces al borde de la Presidencia de la República y en las elecciones pasadas fue arrasado por la división y su propio desgaste.

Son días de partidos.

Retales

1.Desgaste. Ya en los partidos, en junio, el Verde logró 7 por ciento de la votación, la mitad de Chiapas. De no ser por ese factor hubiera quedado a la altura de Movimiento Ciudadano. Y creo que no se han dado cuenta;

2.Líder. Dos decisiones tendrá que tomar ya el próximo presidente del PAN: sus coordinadores legislativos. En San Lázaro sería Gustavo Madero. Y en el Senado pelean Roberto Gil y José Rosas Aizpuru, candidato al gobierno de Durango en 2010 en coalición con el PRD y derrotado por el PRI; y

3. Banxico. En diciembre, o antes, el presidente Peña Nieto debe decidir si mantiene a Agustín Carstens como gobernador del Banco de México o nomina a otro miembro de su Junta Directiva. Carstens es garantía y factor de confianza en medio de la peor crisis.

Nos vemos el martes, pero en privado

 

[email protected]
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com