Con la culpa de haber llevado (con AMLO, el PT y Movimiento Ciudadano como socios) a José Luis Abarca a la alcaldía de Iguala, la fracción del PRD en la Cámara de Diputados comete la impudicia de pedir “juicio político” para el ex director de la Agencia de Investigación Criminal Tomás Zerón.

Al igual que los padres de Los 43 y sus abogados, esos legisladores quieren que se castigue al investigador que dio con los restos de Alexander Mora Venancio y Jhosivani Guerrero de la Cruz (identificados en Austria, el primero con dos muestras al ciento por ciento y el segundo con relativo grado de certeza científica).

La demanda original fue la separación de Zerón y se les complació.

Deudos y comparsas ahora quieren más. Como si la exigencia original de agotar la búsqueda; de que se procure y se imparta justicia; se atienda a los sobrevivientes de aquella noche siniestra y se brinde el mayor y mejor apoyo a las familias, fuera ya lo de menos.

Alienta saber que Mario Patrón, titular del Centro Pro, ve en la sola remoción de Zerón una posibilidad de que los padres vuelvan a dialogar con la PGR.

[email protected]