Al paso de los tiempos nos cubrirá el polvo, y el viento también se llevará el polvo.
Florestán.

En plena crisis mundial por la violenta invasión rusa a Ucrania, el presidente López Obrador se resistió a condenarla y se quedó en el rechazo a la violencia, que está bien, pero corto para la dimensión del ataque.

            Y dando como superado el tema, en la mañanera de ayer se dedicó a su agenda permanente: el cotidiano ataque a un grupo de periodistas, al gobierno austriaco por ignorar la carta que le mandó hace dos años pidiendo a préstamo el penacho de Moctezuma, la casa de Houston, la defensa de la revelación que doce años después hizo el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, sobre lo que llamó una operación  de Estado para exculpar a la familia de Margarita Zavala de la tragedia de la guardería ABC, la revocación de mandato y el INE, entre otros de sus constantes..

            Se dio tiempo de enviar al Senado para su aprobación, siete propuestas de embajadores de las que destaca la de Quirino Ordaz en España, a pesar de la pausa, pero dejó vacante la de Panamá al no enviar a su designada Jesusa Rodríguez.

            Total, la reiteración de temas cotidianos, entre los que el caso Ucrania, fue uno más, e insisto en la falta de una condena tajante a la agresión armada de Moscú.

            Porque si acusó a al jefe del Departamento de Estado, Antony Blinken, de injerencista por fijar una posición del gobierno de Estados Unidos sobre la violencia y hostigamiento contra los periodistas en México, ¿qué puede haber en este momento más injerencista, que la invasión militar rusa a Ucrania?

RETALES

  1. IMPACTOS.- De la guerra sin declaración contra Ucrania, el mundo sufrirá el golpe económico por el disparo en los precios del petróleo, el Brent superó los cien dólares por primera vez desde 2014, cuando Crimea, que golpeará la economía de México por el encarecimiento de las importaciones de gasolinas que el gobierno de López Obrador tendrá que cubrir, como ya dijo, con aumentos en los subsidios, en un año de baja recaudación y escaso crecimiento;
  2. RETIRO.- En el tour que por oficinas y recintos formales del palacio, dio el presidente a los reporteros que cubren sus actividades, no les mostró, como había dicho, sus aposentos, pero sirvió para una serie de declaraciones de las que destaco su insistencia en decir que en 2024 se retira, como si no tuviera el mandato constitucional que dice que termina el 30 de septiembre de 2024; y
  3. DISPARO.- A la segunda quincena de este mes, el crecimiento de la inflación superó todas las previsiones y llegó a 7.22 por ciento anualizado, el más alto en 21 años. Y hay punto: uno de los factores de este disparo es el alza en los combustibles que en el discurso oficial no han aumentado pero en los elementos inflacionarios, sí. Es que en palacio siempre tienen otros datos, pero la realidad también y éstos son siempre irrefutables.

Nos vemos el martes, pero en privado.