Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Que se sepa quien manda

RubenCortes

Rubén CortésCanela fina

Con el gobierno anterior, los militares tenían 81 mil millones de pesos de presupuesto anual; con el actual, tienen 112.5 mil millones

La única novedad en el actual gobierno es que sacó a los empresarios del poder político para meter a los militares. Escrito a rajatabla: eliminó el poder absorbente del dinero, para instaurar el poder temerario de las armas y los tanques, como en Venezuela.

Y para halagar a los militares (y que se sepa), el presidente celebró el Día de la Fuerza Aérea volando por primera vez en un avión militar para inaugurar… una base aérea. Sí: los militares, a los que otorga más dinero que a ocho secretarías de Estado juntas.

Con el gobierno anterior, los militares tenían 81 mil millones de pesos de presupuesto anual; con el actual, tienen 112.5 mil millones. Manejan más dinero que Segob, Cancillería, Cultura, Función Pública, Economía, Trabajo, Comunicaciones y Transporte.

Sí: para halagar a los militares (y que se sepa), al presidente no le importó tardarse más en ir desde sus aposentos en Palacio Nacional al aeropuerto de la CDMX, para tomar el vuelo militar de sólo 11 minutos que lo llevó al aeropuerto militar de Santa Lucía.

Con la venia del presidente (y el dinero de nuestros impuestos que controla), los militares son hoy los más fuertes actores políticos en un país en el que ese presidente anuló las autoridades civiles, instituciones y todo contrapeso al poder político y la fuerza militar.

En dos años, el México del siglo 21 (que es socio comercial de Estados Unidos y Canadá), se revirtió en una Guatemala del siglo pasado: con el Ejército infiltrado en el poder civil, manejando el poder corruptor del dinero y el monopolio del poder de las armas.

Con las autoridades civiles absolutamente fragmentadas por decisión del presidente, los militares construyen las obras del gobierno, las vías férreas y las sucursales bancarias estatales, administran los puertos y las aduanas…

Y son los nuevos ricos: con el actual gobierno, su partida secreta, cuyo nombre oficial es Fideicomiso de Administración y Pago de Equipo Militar, creció mil por ciento: en diciembre de 2018 tenía cinco mil 40 millones de pesos; hoy tiene 48 mil 779 millones.

Con esos 48 mil 779 millones para gastos sin obligación legal de reportar, los militares van a pagar las obras faraónicas del presidente, en caso de que éste pierda las próximas elecciones intermedias y la mayoría en la Cámara de Diputados.

Es decir: el actual gobierno sacó a los empresarios del poder político para meter a los militares. O sea: quitó a los empresarios particulares las facilidades para hacer dinero, como en el capitalismo; y se las dio a los militares, como en el socialismo.

Mientras, en Santa Lucía, el presidente desfiló feliz bajo un arco de chorros de agua disparados por soldados.

Oh, que emoción.

Menú de accesibilidad