Otro que ‘se cepilla’ a la justicia


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, estuvo convencido de que el ataque contra los jóvenes de Ayotzinapa fue porque no tenía duda de que eran “sicarios” de Los Rojos.


Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, estuvo convencido de que el ataque contra los jóvenes de Ayotzinapa fue porque no tenía duda de que eran “sicarios” de Los Rojos.

Así consta en su declaración ministerial y en las de El Pato, El Jona, El Chereje y El Duva, entre muchos otros, creídos de que entre los estudiantes había “contras”.

La confusión fue confirmada con los mensajes de la banda en Chicago que la DEA entregó a la PGR.

En la entrevista psicológica, El Cepillo aparece sentado con una coca entre los pies, impertérrito, narrando cómo también arribó, proveniente de Ayotzinapa, el hermano de un rojo que mataron en Carrizalillo.

Se trataba de Omar (se hace llamar El 44), quien sostiene que ser pobre y “te rentes al narco no te hace uno de ellos”, quien fue atacado por Los bélicos a su llegada, mientras otro grupo de estudiantes (asumidos como rojos) eran excarcelados y llevados a Cocula.

El Cepillo acató la orden de El Cabo Gil de matar a los estudiantes, pero saldrá libre gracias al amparo que otorgaron los magistrados de Tamaulipas.