Cree que la suma de sus partes es superior a su todo.Florestán

El viernes a las 11 de la noche, estando al aire ya en El Noticiero, un colega reportero, que por discreción guardo su nombre, me dijo que habían encontrado cinco cadáveres en un edificio de la colonia Narvarte de la Ciudad de México.

Confirmada la información, alcancé a dar un avance apenas antes de despedir el informativo, tras lo cual seguimos en contacto. Para esa hora la policía había acordonado la calle y los vecinos permanecían asomados a sus ventanas. Cuatro ambulancias del forense aguardaban en la calle, dándole un ingrediente más dramático.

En el correr del sábado, fueron identificadas las víctimas, tres de las mujeres vivían allí, la cuarta era la señora de la limpieza y el hombre Rubén Espinosa, fotoperiodista de Cuartoscuro y Proceso, que había venido a la Ciudad de México escapando de las amenazas y la inseguridad de Veracruz, donde vivía y desarrollaba su trabajo profesional.

En las siguientes horas se desató una ola de sobrada indignación nacional por el crimen, en medio de la cual, vía redes sociales, se responsabilizaba al gobernador Javier Duarte, de Veracruz, estado en el que de 2005 a 2015 han sido asesinados 15 periodistas, según datos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

En los primeros avances de la investigación se conoció que el jueves por la tarde, tres de las cuatro inquilinas departían en el departamento con cuatro hombres, entre ellos Rubén. Una testigo, también inquilina, así lo declaró. Que cuando se fue a dormir allí los dejó y que el viernes por la mañana, al irse a trabajar, allí seguían.

Lo siguiente que se supo fue que el mismo viernes por la noche, al regresar a su casa, la testigo encontró cinco cadáveres: sus tres compañeras, la mujer de la limpieza, que había llegado a las 10 de la mañana, y el propio Rubén Espinosa, con señales de tortura, atados y con el tiro de gracia en la cabeza. Los asesinos robaron el pequeño departamento y escaparon.

Entiendo la dificultad del caso por la carga y reclamos sociales, pero también tengo claro que, sin descalificar ninguna línea de investigación, no se puede privilegiar el robo por el homicidio.

Sobre toda por la forma en que fueron muertos.

RETALES

1. FIESTA. El sábado, el presidente Peña Nieto inauguró con José Antonio Fernández el nuevo estadio de Monterrey. Los acompañó Rodrigo Medina y unos 250 invitados. Por la noche ya no fue a la cena a la que sí asistió el gobernador electo, Jaime Rodríguez;

2. RELEVO. La designación del nuevo presidente del PRI se dará en los tiempos del ajuste del gabinete presidencial. Por eso será a finales de mes. También el embajador en Washington; y

3. VENTAJA. A nadie debe sorprender a estas alturas, pero sí preocupar, que Andrés Manuel López Obrador sea el candidato presidencial más conocido. Está en campaña desde hace 12 años.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

[email protected]
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com