Obsceno atraco de la partidocracia


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

En su ávida búsqueda de poder, los partidos políticos cometen una gran variedad de fechorías, una de las más agraviantes la de imponer su abominable propaganda en los medios electrónicos.


En su ávida búsqueda de poder, los partidos políticos cometen una gran variedad de fechorías, una de las más agraviantes la de imponer su abominable propaganda en los medios electrónicos.

A partir de mañana y para alivio de las audiencias de radio y televisión, cada emisora del titipuchal que opera en el país dejará de transmitir los 90 spots diarios a que se les obligó sin que se les pagara un centavo.

Los partidos y sus candidatos se despachan del “tiempo del Estado” que, en todo caso, debiera emplearse para fines superiores a las pretensiones electorales.

En ese mismo espacio, a partir de mañana, continuarán transmitiéndose los 27 mensajes por emisora que las autoridades electorales han venido empleando en la etapa previa a la jornada del próximo domingo.

Es por demás abusiva y excesiva la cantidad, porque el total de comerciales políticos (frecuentemente patéticos) con que la partidocracia tuvo a bien empachar a radioescuchas y televidentes suma… ¡59 millones 731 mil 200!

Del monto económico que este atraco significa para las empresas del ramo, ni imaginarlo siquiera…

[email protected]