Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Mujeres: Despertemos

laura garza

Laura GarzaEnfoque Manual

El artista iraní Masoud Mizraei me inspiró a aplaudir a todas esas mujeres que por su propio espíritu conquistador y aguerrido han decidido ser ellas mismas, a su manera y a su antojo

Por Laura Garza

La mujer a la distancia como si hubiera nacido solo para observar o para ver la vida que puede llevar el hombre a expensas de su mirada y de su cuerpo.

Mujeres que han sido educadas por la experiencia de sus pasadas generaciones, por valores religiosos, morales o simplemente por las exigencias que los hombres le han impuesto a lo largo de sus vidas.

La mujer como fiel bastón en quien apoyarse si es necesario, pero también para usarla como una especie de perchero, donde debe de estar de pie y llevar bajo sus hombros y espalda, la carga que el hombre que la hace suya, decide colocarle.

Que no se canse, que no juzgue, que no cuestione, que no tambalee y ni mucho menos, que ponga en juego las pertenencias de él.

La mujer como una sombra, como un estorbo de día, pero como una imagen oscura que se proyecta de noche en un cuerpo opaco que le sirve a sus ganas y su carne.

Mujeres en todo el mundo, que callan y se sostienen con la firmeza de una escultura moldeada y anclada en la tierra.

Mientras que los hombres que vemos en la imagen del artista y fotógrafo iraní

nos coloca a usted si es hombre o si es mujer, en un asunto de observar bajo nuestras propias perspectivas.

 

Mujeres Despertemos
Foto de Masoud Mirzaei / Instagram: @mesutmirzaei

 

Puedo asegurarle que, si usted es hombre, podría mirar primero al grupo de sus congéneres y entender que la mujer que porta el `chador´, esa prenda de color negro que cubre todo su cuerpo y un velo del mismo color, está allí observándoles.

En cambio, si usted es mujer, podrá ver a la mujer en primer plano como testigo de lo que el grupo de hombres frente a ella hacen, con una interpretación distinta.

Incluso, en el ejercicio que realicé con algunos amigos, hay quienes solo definen la silueta de los hombres y no de la mujer. Pocas personas definieron que esa túnica negra que vuela, es de una mujer.

La colocación del fotógrafo es tan importante como lo que ve, porque de allí partirán los cientos de reinterpretaciones que podrá hacer la gente que mire su trabajo. Habrá quienes se planteen una problemática inexistente, o quienes encuentren una historia de principio a fin.

La fotografía se reinterpreta, se lee, se suma a nuestras experiencias y entonces definimos con mayor precisión lo que creemos que es.

Mientras que posiblemente el fotógrafo o el autor de la imagen, haya tenido una intención muy lejana a lo que nosotros leímos.

Pero hoy navegando entre los cientos de imágenes que me gustan ver a diario, encontré este cuadro del fotógrafo iraní y me pareció una obra de arte visual y de lenguaje.

Hoy en donde la mujer occidental está cada vez más a la par del hombre, la que se ha envalentonado y ha decidido estar sola, no tener hijos, trabajar, ganar más dinero y comprarse su propio hogar, su auto último modelo, sus relojes elegantes, sus vacaciones, sus vestidos, sus anillos de diamantes o simplemente ha decidido no depender de nadie.

O como las mujeres mexicanas que se han quedado sin ayuda ni apoyo para defenderse de las agresiones físicas y psicológicas de sus parejas o de los desconocidos que andan caminando por allí y que deciden por su vacía inteligencia, atacarlas o insinuarse con su miembro de fuera.

Como la lucha de las mujeres que forman parte del movimiento feminista y que han tomado las instalaciones de la CNDH en la Ciudad de México, pintando los cuadros antiguos de los líderes masculinos de la historia de nuestro país y liberando la furia en cada pared y cada techo del lugar, ya como un mero trámite para ver si así recuperan sus almas golpeadas por la inseguridad y el abuso de poder.

Hay quienes están hartas de ser la sombra, de sostener y de mantenerse firmes porque al primer bamboleo son golpeadas e incluso asesinadas. Están y estamos todas aquellas que exigimos a diario un respeto por el solo hecho de ser mujeres, un ente con derechos y oportunidades, con flaquezas y debilidades, con ganas de salir sin miedo a las calles y con la libertad suficiente para defenderse de quien ella así lo crea.

La fotografía es un cuadro que captura uno o más elementos, que le dan un sentido a quien la mira.

Hoy este artista iraní, me inspiró a aplaudir a todas esas mujeres que por su propio espíritu conquistador y aguerrido han decidido ser ellas mismas, a su manera y a su antojo.

Despertemos.

  1. Morir un 25 de noviembre

    Una sola foto con sus rostros marcó la vida de muchos, porque los creyeron dioses y les crearon una religión a su alrededor que constaba de seguirlos fielmente hasta la victoria

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad