Mis diálogos con Anaya en “Tercer grado”

joaquin-lopezdoriga1

Joaquín López-DórigaEn Privado

El miércoles de la semana pasada Ricardo Anaya, candidato presidencial de la coalición que encabezan PAN y PRD, estuvo en Tercer grado en esta segunda temporada que dirige y conduce Leopoldo Gómez

Hay que separar el miedo de la esperanza.  Florestán

 

El miércoles de la semana pasada Ricardo Anaya, candidato presidencial de la coalición que encabezan PAN y PRD, estuvo en Tercer grado en esta segunda temporada que dirige y conduce Leopoldo Gómez, vicepresidente de Noticieros Televisa, como dos días antes, el lunes, había asistido José Antonio Meade y el jueves anterior Andrés Manuel López Obrador, esta semana estarán Margarita Zavala y Jaime Rodríguez.

Una parte importante de su intervención fue la de defender el gobierno de coalición, que propone, para contar, dijo, con mayoría en el Congreso y sacar las grandes reformas sin necesidad de negociaciones desgastantes.

El problema histórico en México es que llega el presidente al cargo, no tiene mayoría en el Congreso y entonces sus ideas, que en algunos casos eran buenas, no se aprueban en la Cámara de Diputados, no se aprueban en el Senado y, por lo tanto, no se pueden hacer realidad, dijo para agregar: lo que no queremos es justamente al presidente que no tiene mayoría, que se lava las manos diciendo, ‘bueno, pues yo mandé la iniciativa al Congreso pero los diputados no lo quisieron aprovechar’, abundó, a lo que en mi turno, le comenté:

—Hace un momento hablabas de que las reformas solo se logran con una mayoría de gobierno en coalición con el Congreso, pero el Pacto por México salió, tú fuiste un actor central, sin que el presidente Peña Nieto o el PRI tuvieran mayoría en el Congreso… —que no la tiene desde 1997.

—Sí, consiguió todo, sí… —intervino Denise Maerker.

RICARDO ANAYA (RA): Con un problema enorme, que hay que decirlo con toda claridad…

JLD: Del que tú fuiste parte entonces…

RA: No, con un problema enorme que hay que decirlo con claridad, que las reformas se han implementado…

JLD: Ah, eso de la implementación es otra cosa, permíteme un momento, no me saques del tema…

RA: No te saco del tema…

JLD: Tú estás hablando de la implementación, yo estoy hablando de la aprobación…

RA: Yo no voy a alzar la voz, ya ves que el otro compañero hasta disculpas te pedía…

JLD: Bueno, pero en fin… Te digo, yo no hablo de la implementación, sino de la aprobación. Primero, creo que la socialdemocracia europea te va a presentar una demanda por andar diciendo que Movimiento Ciudadano es como la socialdemocracia —que había dicho antes. A ver, por favor, no nos confundamos, tú sabes que eso es una franquicia que se pega a donde puede sacar mayor provecho…

RA: No, no es el caso, hoy es un partido que está teniendo enorme crecimiento en el país…

JLD: No. Por supuesto que no, pero a ver, estamos hablando aquí netas, ¿sí?, no me digas que Movimiento Ciudadano es un gran partido socialdemócrata, por favor…

RA: Bueno, yo creo que sí, tú crees que no, para qué nos vamos a pelear…

JLD: ¡Ah! Bueno. Si es un acto de fe está bien. —Dante Delgado, un Felipe González —terció Loret.

Y ya dejó el tema de la aprobación para irse por el de la implementación, poniendo como ejemplo la reforma educativa de la que, dijo, se gastó más en evaluar que en capacitar maestros.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

[email protected]
Twitter: @lopezdoriga o Web: lopezdoriga.com