Solo el tiempo nos podrá derrotar; pero le llevará tiempo.  Florestán

Silvano Aureoles fue candidato al gobierno de Michoacán en 2011 y la perdió ante el regreso del PRI con Fausto Vallejo, luego de dos gubernaturas perredistas, Lázaro Cárdenas y Leonel Godoy. Vallejo no pudo terminar su gestión, envuelto en una crisis de salud y en el escándalo que empezó con su secretario de Gobierno y gobernador interino, Jesús Reyna, y llegó a su hijo Rodrigo, ambos relacionado con Servando Gómez, La Tuta, jefe de Los Caballeros Templarios, hoy los tres bajo proceso penal. Reyna y La Tuta, presos en un penal federal de máxima seguridad, y el hijo, libre bajo caución. A lo anterior hay que agregar el caso del medio hermano de su antecesor, Julio César Godoy Toscano, al que introdujeron a San Lázaro escondido en una camioneta para que protestara como diputado del PRD y otorgarle fuero a pesar de la orden de aprehensión en su contra, en una sesión de vergüenza en la historia de la Cámara de Diputados. Godoy Toscano desapareció y a la fecha se le considera prófugo sin que nadie pueda asegurar que viva.

A este escenario hay que añadir el problema de seguridad en la entidad, el vacío de gobierno y la debilidad institucional que se puede resumir en que Michoacán ha tenido seis gobernadores en poco más de siete años.

La semana pasada, Silvano Aureoles me dijo algo más grave: que el crimen organizado se metió no solo en la casa de gobierno de Michoacán.

Se metieron en todo. Llegó a niveles brutales de injerencia en las decisiones de gobierno, poniendo presidentes municipales. Yo me atrevo a decir que en el periodo pasado prácticamente el 100 por ciento de los alcaldes (en Michoacán hay 113 municipios) fueron acompañados, de una forma u otra, voluntaria o involuntariamente, por el crimen organizado. Luego les pusieron tesoreros, directores de seguridad pública, de obra y escalaron niveles que son del dominio público.

Y cuando uno escucha esto del gobernador de Michoacán, solo confirma que en algunas entidades del país, Michoacán y Guerrero, el estado fallido es una realidad que va más allá de la definición.

RETALES

1. CUOTA. Las dos ternas que enviará el Presidente al Senado con sus propuestas para las vacantes de la Corte, a partir del día 30, serán en este sentido: ni cuates ni cuotas, estarán integradas por hombres y mujeres;

2. RUPTURA. La ruptura López Obrador-Arturo Núñez se dio cuando el primero se opuso a las alianzas locales, en lo que el segundo no cedió, sabedor que era la única forma de acceder a posiciones y ganar votos. AMLO no se lo perdonó; y

3. PUMAS. Los siete campeonatos de Pumas han sido con un médico en la rectoría: 1976-77, con Guillermo Soberón; 80-81, Octavio Rivero Serrano; 90-91, José Sarukhán; bicampeón en 2004, con Juan Ramón de la Fuente, y en 2009 y 2011, con José Narro. Este año es turno del doctor Enrique Graue.

Nos vemos mañana, pero en privado

 

[email protected]
Twitter: @lopezdoriga
 o Web: lopezdoriga.com