En una semana con dos masacres, la de San José de Gracia (Michoacán) y Ciudad Cerdán (Puebla), el presidente se montó en aclarar si fue o no fusilamiento lo ocurrido en el primer caso, y en pedirle a un cártel del crimen organizado que cambie de nombre.

El mandatario escogió también esta semana fatídica para defender su política de abrazos, no balazos, a pesar de que las cifras de crímenes en la actual administración colocaron a México durante 2021 en el tercer lugar mundial en homicidios.

Con 33 mil 315 asesinatos, México está detrás de Brasil (50 mil 33) y la India (42 mil 879). Pero el Jefe de Estado conduce el tema de la violencia hacia la necesidad de que el Cártel Jalisco Nueva Generación, “debería quitarle el nombre, pues afectan a Jalisco”.

Peor aún, hacia ahí dirige el debate, aunque en el comparativo global de homicidios por cada cien mil habitantes, México ocupa el sexto lugar global con 26.8 por ciento, solo después de Jamaica, Venezuela, Honduras, Bolivia y Sudáfrica. Es una catástrofe.

Sí, porque en sus primeros 38 meses de este gobierno han sido asesinados 113 mil 508 mexicanos: un promedio de tres mil 55 mensuales y de un crimen cada 17 minutos. Y en enero de este año ya mataron a dos mil 427 muertes; en febrero a más de mil 500.

En esa relativización del tema por parte del mandatario, pareciera normalizarse la falta de seriedad de algunos funcionarios ante el tema de la violencia, como en el caso de las 17 personas asesinadas tras ser puestas contra una pared en San José de Gracia.

El subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía, se burló, al decir que las 17 personas de San José de Gracia fueron asesinadas y les dispararon contra una pared, pero que no se trató de un “fusilamiento”, porque nadie gritó “preparen, apunten, ¡fuego!”.

En ese nivel de simplificación de la inseguridad y los asesinatos encuentra el gobierno, a pesar de que en su primera mitad de mandato superó con creces la marca negativa de los tres gobiernos anteriores en cuanto a crímenes.

En los primeros 38 meses de gobierno Vicente Fox se registraron 43 mil 77 homicidios dolosos; en los de Felipe Calderón (45 mil 417), en los de Enrique Peña (67 mil 338), y, en el actual, van 113 mil 508. Es de espanto, la verdad.

Aunque, en el gobierno, no parecen espantados. Asesinatos e inseguridad son vistos como parte del paisaje, si uno se guía por la fuerza del presidente y su subsecretario para aclarar si fue o no fusilamiento, el acribillamiento de 17 perdonas contra una pared.

Porque perdimos la capacidad de asombro ante el crimen.

ResponderReenviar