Marzo otro poco


manuel-ajenjo1

Manuel AjenjoEl Privilegio de Opinar

Me quedan dos horas para entregar la colaboración que usted lee. Si no la lee es señal de que el tiempo no me alcanzó y no entregué nada. Es cierto que hoy termina febrero, mes al que los más connotados psiquiatras de las calendas lo han calificado de loco. Mañana comenzará marzo, al que los profesionales de los trastornos mentales también lo han diagnosticado de poco juicio y disparatado. Seguramente, debido a este fenómeno mi alma pasa por un periodo de tedio. Harto estoy de escribir de política, o, mejor dicho, de eso que en este país llamamos política.

Me quedan dos horas para entregar la colaboración que usted lee. Si no la lee es señal de que el tiempo no me alcanzó y no entregué nada. Es cierto que hoy termina febrero, mes al que los más connotados psiquiatras de las calendas lo han calificado de loco. Mañana comenzará marzo, al que los profesionales de los trastornos mentales también lo han diagnosticado de poco juicio y disparatado. Seguramente, debido a este fenómeno mi alma pasa por un periodo de tedio. Harto estoy de escribir de política, o, mejor dicho, de eso que en este país llamamos política.

Hoy he iniciado muchas veces mi artículo, con el mismo tema: La manera en que se están golpeando los tres aspirantes a la Presidencia de la República durante la intercampaña. Este periodo, que, según la absurda —por decir lo menos— legislación electoral, tiene como objetivo poner fin a una etapa de preparación de los partidos de cara a la jornada electoral y abrir un espacio para que se resuelvan posibles diferencias sobre la selección interna de candidatos, sólo ha servido para una guerra de lodo y algo más maloliente entre candidatos, coaliciones y partidos, con la cual la sociedad se siente agredida, digamos que acosada, no sexualmente, sino intelectualmente.

Quiero pensar que más que una intercampaña, vivimos una etapa que voy a llamar intergandalla, neologismo con el que defino el periodo durante el cual cada uno de los tres aspirantes principales a la Máxima Magistratura no han mostrado una mínima consideración no sólo hacia sus oponentes sino, lo que es peor, hacia los electores.

Los tres candidatos esgrimen como arma de su intergandalla pleito la corrupción: El PRI, que no es otra cosa que el gobierno federal, le pega a Andrés Manuel López Obrador y a Ricardo Anaya, en las últimas semanas más a este último, al que piensan, así, bajar del segundo lugar, sin que hasta el momento se sepa el verdadero objetivo porque si creen que los puntos en intenciones de votos que le quiten a Anaya van a ser depositados, como por arte de magia, en José Antonio Meade, están más mal del caletre que febrero y marzo.

En su columna “Amarres del día de ayer”, Jorge G. Castañeda lo definió muy bien: hasta en la corrupción hay clases sociales. El PRI acusa a Anaya de un supuesto lavado de dinero. Un particular le vendió un inmueble a otro particular, con una ganancia que parece excesiva, cosa que en sí no es delito. Únicamente si el joven queretano no pagó impuestos por la operación cae en corrupción porque implica daño al erario. Por su parte, a López Obrador, el PRI —léase el gobierno— le imputa como corrupción la idea de aliarse con la maestra Elba Esther Gordillo y con Napoleón Gómez Urrutia, personajes de pésima fama, el unirse a ellos, sólo es una idea de AMLO, puede ser un pensamiento deplorable pero, por sí mismo, no implica delito. Por otro lado, el candidato de Acción Nacional acusa al candidato del PRI que no es del PRI, José Antonio Meade, del desvío de recursos de Hacienda a Sedesol o a Sedatu para ser canalizados a las campañas del PRI. Los desvíos de Meade y Rosario Robles desde la Sedesol implican hasta 3,000 millones de pesos. Comparado con los otros dos casos, la del PRI es corrupción Triple A, turbia como el agua que sale por las tuberías en Iztapalapa cuando y donde hay. Cuando hay agua y donde hay tuberías.

¿Por qué la legislación electoral, durante la larguísima intercampaña —45 días—, no permite que los candidatos, sobre todo los que aspiran a la Presidencia de la República, debatan con propuestas, pensamientos y reflexiones, en lugar de denostarse con acusaciones que lo único que provocan en nosotros los ciudadanos es la percepción de que están vacíos de ideas?

PERDIDO

Como sigo en el mismo estado de ausencia creativa con el que comencé a escribir lo que aún no entrego, contaré una historia que si bien no es totalmente original me servirá para completar mi trabajo.

Un flamante automóvil entra en una zona desconocida para el señor que lo maneja. El tipo le pregunta a un transeúnte: Oiga, disculpe, ¿podría ayudarme? Usted dirá –responde el peatón. Prometí ver a un amigo en el restaurante Morisco, llevo media hora de retraso y no sé dónde me encuentro. Con mucho gusto se lo diré: Está usted en su automóvil, a unos 6 kilómetros del centro de la ciudad, entre 38 y 40 grados de latitud norte y 54 y 56 de longitud oeste. El automovilista le replica: ¿Usted es ingeniero, verdad? Sí señor, soy ingeniero, ¿cómo lo ha adivinado? Muy fácil, porque todo lo que me ha dicho es técnicamente correcto pero prácticamente inútil; sigo perdido, llegaré tarde y no sé qué hacer con su información. ¿Usted es político, verdad? Sí, ¿cómo lo supo? Porque no sabe dónde está ni hacia dónde se dirige, hizo una promesa que no puede cumplir y espera que otro le resuelva el problema. De hecho está usted en la misma situación que estaba antes de preguntarme, pero ahora, por alguna extraña razón, parece que la culpa es mía.


  1. Cuando los robots nos alcancen (I)

    Hace algunas semanas, el 13 de septiembre del presente año para decirlo con precisión, el periodista Enrique Campos Suárez, publicó en El Economista, una columna a la que tituló Cuando un robot haga mi trabajo. De lo escrito por Enrique me impactó saber que un estudio de la firma McKinsey, señaló que dentro de poco más de una década una tercera parte de los trabajadores estadounidenses habrán perdido su empleo frente a un robot. Y en todo el mundo, unos 600 millones de personas habrán perdido su chamba por el desplazamiento de una máquina.

    Continuar leyendo