Minuto a Minuto

Internacional Periodista que encaró ataque a canal de televisión de Ecuador decide exiliarse por temor
El periodista José Luis Calderón decidió exiliarse por temor a la violencia en el país y la falta de garantías para ejercer la profesión
Economía y Finanzas Analistas privados estiman recorte a la tasa de interés por Banxico en junio
Se prevé un segundo recorte de 25 puntos base en el año, como el que ocurrió en marzo pasado, tras un año de mantener en 11.25 por ciento la tasa de referencia
Nacional Se reactiva el incendio en reserva de Tepelmeme, en Oaxaca
Jesús Romero, secretario de Gobierno de Oaxaca, denunció que un grupo de pobladores del Rodeo instaló un bloqueo para negar el acceso de personal de gobierno para atender el incendio
Nacional ¿Cuándo son las elecciones?, una de las preguntas más googleadas en el tercer debate
¿Qué googlearon los mexicanos durante el tercer debate presidencial? destaca ¿Cuándo son las elecciones? y nearshoring
Internacional Biden libera un millón de barriles de gasolina para bajar los precios antes de elecciones
Biden anunció la liberación de un millón de barriles de gasolina en un intento por reducir los precios antes de la temporada de verano

El domingo pasado, 17 de enero, sucedió algo histórico en el periodismo de habla española y ese algo fue que Mario Vargas Llosa anunció el fin de su columna quincenal “Piedra de Toque”, que publicaba en El País.

Vargas Llosa escribía cada quince días de cualquier asunto y cada quince días se daban cita ahí el flexible caleidoscopio de su prosa, la claridad de sus batallas políticas y literarias, así como sus lectores adictos, fascinados o irritados, nunca aburridos o neutros. Difícil pedir algo más de un columnista.

Del escritor hay mucho más que decir, tanto del autor de novelas como del ensayista. En ambos géneros ha sido un autor tan admirable como en el periodismo, lúcido, sorprendente y polémico, aunque en ninguno, desde luego, mayor que en el de novelista o escribidor, como él diría.

Al paso de su retiro periodístico, Vargas Llosa anuncia también su adiós a la ficción, en la nota final de una novela tan fresca y tan joven que parecería la de un debut feliz.

La novela se titula, muy a propósito, Le dedico mi silencio y es quizá la más nostálgica, gozosa y optimista de todas las suyas.

Ahí, a propósito de la investigación sobre la vida de un portentoso guitarrista, muerto joven y en el olvido, Vargas Llosa reconstruye, inventa, disecciona y mezcla las historias, los autores, las costumbres y los ritmos y bailes que dieron vida a lo que conocemos como vals peruano.

En Conversación en La catedral, Vargas Llosa respondió a la pregunta amarga: ¿En qué momento se jodió el Perú? Se diría que en Le dedico mi silencio responde a la pregunta contraria: ¿en qué momento se logró el Perú?

La respuesta es alegre y musical: el Perú se logró con la creación popular y la adopción nacional del vals peruano, esa música que hizo reconocerse a los peruanos como tales, por encima de las divisiones de raza, geografía, injusticia o desigualdad.

Le dedico mi silencio es una novela de reconciliación de Vargas Llosa con la parte que canta, baila, ama y goza del Perú, una envidiable novela de alegría y juventud.