No aciertan porque confunden causas con síntomas.
Florestán.

Desde hace mucho he sostenido, y hoy reconfirmo, que la candidata del presidente López Obrador a la presidencia de la República es, y sigue siendo, Claudia Sheinbaum. No tengo duda, pues es su más fiel escudera, a veces hasta a su costo político, y garante de la consolidación de la cuarta transformación.

Es cierto el enojo de López Obrador tras la derrota en la Ciudad de México, el pasado 6 de junio cuando ni el más optimista de los opositores hubiera apostado a ganar, y AMLO perder, nueve de 16 alcaldías.

Aquella noche, el presidente culpó a Ricardo Monreal a Marcelo Ebrard, pero también a la jefa de gobierno por su falta de operación política y promoción de sus programas sociales, por lo que tomó decisiones: primero le mandó un secretario de gobierno que hiciera lo que ella no hizo, la promoción política, y por eso se llevó a Martí Batres del Senado a ese cargo, y cambió a la encargada de sus programas sociales en el gobierno de la Ciudad y mandó a alguien de su confianza: una integrante de su ayudantía.

Desde entonces se registró un cambio en el discurso político del presidente, que lo endureció contras las clases medias y sus opositores, a los que multiplicó los denuestos cotidianos.

Pero Sheinbaum también cambió. Comenzó a visitar otros estados, dejó correr que la tarjeta de bienestar la llamaran tarjera Claudia, cuya entrega multiplicó, y se acercó aún más al discurso presidencial, al punto de convertirse en su eco meridiano, lo que sí, lo acerca a él, pero no sé si a los indecisos que necesitará para ganar las presidenciales de 2024.

Pero de que López Obrador la mantiene como su candidata, no tengo la menor duda.

RETALES

1. OTROS.- En la fila, buscando la mirada presidencial, están Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal. Al canciller sí lo mencionó el día de sus destapes, pero al senador, no. Y ambos estarán en las boletas presidenciales de 2024. De cualquier manera, López Obrador siempre tendrá a su paisano Adán Augusto López Hernández, por cualquier insuperable;

2. REPARICIÓN.- La figura en la entrega de los premios de comunicación José Pagés Llergo, en memoria del inolvidable fundador del legendario semanario Siempre, que hoy dirige su hija Beatriz Pagés Rebollar, fue el general Salvador Cienfuegos en su primera aparición pública tras la infamia de su detención en el aeropuerto de Los Ángeles, posterior regreso y exoneración legal y pública. Obviamente esta salida fue autorizada por su jefe, el general secretario Crescencio Sandoval; y

3. FALLO.- La decisión de la Corte sobre la restitución de las l60 mil hectáreas de las Chimapalas a Oaxaca, que hace más de medio siglo hizo suyas Chiapas, podría desencadenar un conflicto violento si es que quiere ampliar su decisión a redibujar la frontera de los dos estados.

Nos vemos el martes, pero en privado.