La reinvención de México


carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

Fox acababa de ser electo Presidente y Marta Sahagún convocó a un grupo de periodistas a desayunar con él para que nos hablara de lo que sería su gobierno.

Fox acababa de ser electo Presidente y Marta Sahagún convocó a un grupo de periodistas a desayunar con él para que nos hablara de lo que sería su gobierno.

Luego la señora nos exhortó a preguntar lo que fuera y lo hicieron todos (brillantes Germán Dehesa y Froylán López Narváez), menos yo.

Marta me incitó a intervenir y empecé: “No quiero preguntarle nada, don Vicente”, pero Fox atajó: “Cómo que don Vicente, si nos hablamos de tú…”. Me expliqué: “Usted resultó Presidente y yo, por elemental respeto, por teléfono y por si acaso, le hablaré de usted lo que resta de 2000 y al menos durante seis años”.

Aclaré que no quería preguntarle nada sino recordarle que Teotihuacan estaba en ruinas al fundarse Tenochtitlan; que el Porfiriato impulsó la industrialización, el telégrafo y el ferrocarril; que con los odiados Díaz Ordaz nació el Metro, con Echeverría el Cancún turístico y la presa de Chicoasén, y con Salinas la ciudadanización de las elecciones o el TLC.

Mi breviario fue para sugerirle que dejara de hablar como si siguiera en campaña y fuera, de veras de veras, capaz de inventar otro México…

  1. En este pueblo sí hay ladrones

    Con poco más de 31 kilómetros cuadrados de superficie (cinco más que la colonia Narvarte de Ciudad de México), Tlahuelilpan es el municipio (creado en 1970) más pequeño de Hidalgo y su apropiado nombre significa En donde se riegan las tierras, porque en la región abundan las ejidales y particulares (mitad y mitad) de riego, temporal y agostadero, de las que se obtienen buenas cosechas de maíz, frijol, trigo, nopal, alfalfa, cebada, avena forraje, calabacita, chile verde y, en menor proporción, árboles frutales, hortalizas y ganado.

    Continuar leyendo