La imagen de Miss Universo

laura garza

Laura GarzaEnfoque Manual

Andrea es de Chihuahua, y a sus 26 años se convirtió en una de las mujeres más admiradas y reconocidas, por su preparación profesional y personal para llegar hasta el máximo título de belleza

Durante mi carrera profesional como fotógrafa he tenido el gusto de trabajar con personajes reconocidos en el mundo de la política, entretenimiento, deportivo, cultural y social.

He tenido todo tipo de experiencias, desde las que sin dudar volvería a decir que sí, con todo y el estrés que conlleva, y por supuesto tengo las que me negaría por completo.

Al fin son 21 años desde mi primera fotografía publicada de manera profesional en un medio de comunicación, y hasta el día de hoy he podido fotografiar a bastantes personajes que me han hecho divertirme y sobre todo, aprenderles en la cercanía de estar en su día a día.

Estos últimos meses tuve mi primera vez con una Miss Universo, pude trabajar de la mano con el equipo de la tercera mujer mexicana en ganar el certamen en medio de esta crisis sanitaria que ha puesto al mundo entero de cabeza.

Confieso que sabía que Andrea Meza en el 2020 se había llevado la victoria de Mexicana Universal, el certamen más reconocido en nuestro país y dirigido por Lupita Jones, la primer Miss Universo mexicana.

Después de eso, Andrea llegó al concurso internacional de Miss Universo para competir junto con otras hermosas mujeres de más de 70 países, y terminó por llevarse la corona y de convertirse en la tercer mujer mexicana en acaparar la atención del mundo entero por su personalidad, seguridad y belleza.

Andrea es de Chihuahua, y a sus 26 años se convirtió en una de las mujeres más admiradas y reconocidas, por su preparación profesional y personal para llegar hasta el máximo título de belleza.

 

Foto: Laura Garza.

 

Después de haberse coronado se mudó a Nueva York para continuar con los compromisos que como Miss Universo debe de cumplir, y no hablo solo de entrevistas, sesiones fotográficas y glamour, sino la continuidad a sus propuestas sociales con las que se presentó en el concurso.

Andrea ya se había comprometido con distintas causas sociales y como mujer, principalmente en el estado de Chihuahua, ya había iniciado una campaña contra el acoso callejero hacia la mujer y también se encargó de establecer relaciones con madres y niñas que habían sido violentadas, secuestradas y asesinadas para difundir acciones urgentes que les ofrecieran ayuda.

Todo eso comencé a saber de ella, hasta que llegó el día de conocerla en persona durante su primera gira al país después de su triunfo. Tuve el gusto de fotografiarla de manera personal de lunes a domingo, en la Ciudad de México, Ciudad Juárez y Chihuahua.

La imagen de una Miss Universo es cuidada por un equipo altamente profesional que viene desde Nueva York para acompañarla, darle seguimiento a la agenda y compromisos, así como la importancia de difundir cada una de sus acciones.

Andrea aterrizó en el Aeropuerto de la Ciudad de México y fue recibida por Lupita Jones, quien fue la encargada de concretar esta primer gira para que los medios nacionales y la gente pudiera conocer más de cerca a su nueva Miss Universo.

La agenda de todos los días comenzaba muy temprano, entrevistas, encuentros, sesiones de fotos exclusivas, charlas, citas con políticos y mujeres líderes que querían conocerla, conversar con la mujer que no solo portaba una corona, sino que estaba decidida en alzar la voz por las mujeres violentadas y acosadas en el país y sobre todo de Chihuahua.

Como todo personaje, hay protocolos que cumplir, sobre todo porque no es un un “agente libre” como se dice en el futbol, sino que pertenece a una y hay que acercarse a la gente adecuada para conocer qué sí y qué no se puede hacer, fotografiar y publicar.

Toda figura pública tiene lineamientos y limitantes, no todos permiten la compañía de medios o de fotógrafos en su día completo. En el caso de un personaje como Andrea, se debe de revisar que todo el outfit (vestidos, zapatos, accesorios) puedan ser fotografiados y publicados, porque hay acuerdos en concreto con marcas, diseñadores y medios que hay que respetar.

Entonces, así como “ve y fotografía todo lo que hace” no lo es, como fotógrafa hay que saber leer entre líneas, hay que informarse con anticipación de la agenda, de los personajes con los que se entrevistará y si es necesario hablar con los respectivos agentes, se habla.

Conforme avanzas en este medio, aprendes a mezclar el criterio con la anticipación, ir un paso delante de tu cliente, es lo más importante.

Andrea resultó ser una chava totalmente amable, abierta y dispuesta a trabajar con todos, al igual que su equipo de trabajo. Podía ver a una mujer, modelo y figura pública profesional en lo que hacía.

Nunca se quejó de no dormir o de apenas descansar un par de horas, de las decenas de entrevistas que tuvo una tras otra sin descanso y casi con las mismas preguntas, posó cuando le pedían posar y correr cuando había que hacerlo.

Porque representar a una marca como lo es Miss Universo, implica trabajo, compromiso y una agenda que debe de cumplir todos los días.

La gente la recibía a donde iba con admiración, porras y reconocimiento, y con todo y las restricciones de la sana distancia ella se encargaba de atender a todos y nosotros con ella tampoco parábamos.

Confieso que disfruto ser parte de la agenda de personajes así, que te hacen estar con la atención en estado de alerta, con un ojo en la fotografía que quiero, y con otro en las que debo de tener.

El ritmo dinámico de publicar en tiempo real en redes sociales, hacían que cada día tuviera más de 24 horas de trabajo, con fotografías, videos, stories que conformaron una cobertura total.

Una semana de convivencia la puso en la lista de mis personajes favoritos, el ritmo acelerado, el descanso intermitente, el cuidado de la imagen que tanto me apasiona, la convivencia con los medios y la política, pero sobre todo convivir con mujeres que son auténticas y comprometidas con sus objetivos, siempre se disfruta.

En este espacio agradezco las atenciones y su siempre disposición a Lupita Jones, una mujer tenaz, trabajadora, amable y comprometida con sus causas.

A Esther Swan manager de Andrea, a Hannah, Misha y Victor del equipo de Miss Universo que me integraron a su grupo.

Gracias a Fernando del Río por la invitación y por hacer equipo con una gran producción en México que se encargó de hacer magia.

Menú de accesibilidad