A dos años de que arranque el próximo proceso electoral presidencial, la sucesión está a todo lo que da. Sin pudor ni mesura, quienes quieren suceder a YSQ muestran lo que creen mejor de sí mismos.

Quien no desperdicia oportunidad para placearse es la doctora S. Lo mismo asiste como invitada a la toma de posesión de las nuevas gobernadoras morenistas que participa en los actos públicos que se realizan en la Ciudad de México.

No es raro que le sigan gritando “presidenta”, sin que la incomoden o perturben. Se deja querer, pues.

En Colima se echó pa´delante y declaró: “México está preparado desde hace tiempo para que gobierne una presidenta”.

Totalmente de acuerdo. En nuestro país hay mujeres muy capaces. Por eso, también es relevante que fuera una mujer, pero ideológicamente opuesta, la senadora panista Kenia López Rabadán, la que presentara una queja contra Claudia Sheinbaum ante el Instituto Electoral de la Ciudad de México por promoción personalizada en programas sociales, lo que está prohibido en el artículo 134 de la Constitución.

El recurso busca que la autoridad electoral adopte medidas cautelares inmediatas para evitar que los programas sociales se vinculen con el nombre o imagen de la Jefa de Gobierno.

En su queja, la senadora panista denuncia: “El pasado 12 de octubre, en un evento público en la Escuela Secundaria 164, Amado Nervo, en la Ciudad de México, se realizó la entrega de tarjetas de apoyo a estudiantes. En dicho evento participó la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, así como Luis Humberto Fernández Fuentes, titular de la Autoridad Educativa Federal de la CDMX”.

En ese evento, el señor Fernández dijo sin ninguna prudencia: “Hoy estamos aquí reunidos para renovar la tarjeta que las maestras y maestros llamamos con coloquialidad la TARJETA CLAUDIA, la cual tiene muchísimos apoyos. (…) es un beneficio que CON UN GRAN ESFUERZO LA JEFA DE GOBIERNO HA HECHO para apoyar a las familias. (…) ESFUERZO QUE HACE LA JEFA DE GOBIERNO para que todos contemos con esos apoyos”.

O sea, Claudia la Generosa, ¡si es dinero de nuestros impuestos!

El canciller Marcelo Ebrard cubriendo la ausencia del Presidente de México, en Roma, Italia, en la Reunión del G-20, dio rienda suelta a la “fotodiplomacia”.

Publicó en Twitter fotos con Joe Biden, presidente de los Estados Unidos; Emmanuel Macron, presidente de Francia; Angela Merkel, la canciller alemana; el presidente de la República de Corea, los primeros ministros de Italia y Holanda y cuanto dignatario se cruzó en su camino.

Al menos en apariencia, el canciller mexicano existe para el mundo, ante el desdén, el desinterés o el achicamiento de quien debía asistir.

(Quizás piense que aquellos personajes no son de la estatura de su vida).

Fue tan obvia la promoción de los “suspirantes” que el dirigente de su partido, Morena, exhortó a quienes buscan la candidatura a que tengan paciencia, a que esperen a que se emita la convocatoria “para no perjudicar a nuestro movimiento ni el proyecto de transformación del Presidente”.

“Nada de pelearnos, nada de sectarismos, nada de politiquería”.

Si lo dice Morena es que eso está ocurriendo.

Monitor republicano
1) El “Desfile del Día de Muertos”, en la CDMX, no fue el más bonito y vistoso que se recuerde, pero sirvió para darle el crédito, ¡claro!, a la Jefa de Gobierno.

2) El pato que cenó Lozoya en el Hunan, de las Lomas, deber ser el más caro e indigesto de su vida.

Sí, la estupidez y la soberbia son impagables.

(Lo lamento por el restaurante que es uno de los tesoros gastronómicos de la capital).

[email protected]