La campaña, estrategias de inicio


roy-campos1

Roy CamposNúmeros, Opinión y Política

[caption id="attachment_737593" align="aligncenter" width="760"] Foto de Internet[/caption]

Foto de Internet

Al igual que ustedes, soy sólo un observador externo y no tenemos acceso a los cuartos de guerra de los candidatos presidenciales, pero podemos todos tratar de intuir lo que ahí deciden a través de los mensajes que diseñan y de los spots que con esos mensajes producen; debemos ser claros, en estos momentos todo es campaña, todo lo que dicen y todo lo que hacen tiene como fundamento la búsqueda de votantes, de apropiación de temas, de aprovechar errores y debilidades y de potenciar ventajas y todo eso buscan hacerlo en las entrevistas, en las vocerías, repetir, repetir y repetir como regla para posicionar su mensaje y ningún instrumento mejor para hacerlo que con los spots, que serán decenas de millones en todas las estaciones de radio y de televisión de todo el país.

Cinco días antes del inicio de las campañas, los equipos de campaña filtran y circulan, incluso antes de que inicie la pauta, las que podrían ser sus piezas, algunas las circularán más por redes y otras por medios tradicionales, pero todas son parte de su estrategia y para nosotros es oro, porque podemos leer sus posibles intenciones, los grupos a los que se dirigen, los posibles ataques e incluso adelantar lo que dirán en sus entrevistas. En mi caso, detecté 10 spots circulando el domingo 25 de marzo, la campaña inicia el 30, de ellos cuatro son de José Antonio Meade, cuatro de Andrés Manuel López Obrador y dos de Ricardo Anaya, ninguno de Margarita Zavala y es entendible, ella tendrá muy poco acceso a este recurso y tendrá que recurrir a redes sociales, mensajería instantánea, entrevistas y debates. Ésta es mi lectura de las estrategias que persiguen:

MEADE:

1. Al detectar que las preferencias que tiene entre nuevos votantes son muy bajas, les dedica un spot, muy tradicional en su formato, pero jugando con las bromas y memes que se hacen de los políticos, incluye, por ejemplo, “hablo inglés” (Anaya), “he leído muchos libros” (Peña Nieto) y “mi única mancha es el vitiligo” (él mismo). Ataca de rozón a Anaya “política sin lavar dinero” y a AMLO “no nos vayamos a equivocar” y, por supuesto, NO menciona al PRI.

2. En un segundo spot cambia totalmente de tono, se muestra enojado. evidentemente trata de conectar justo con el electorado indignado que está definiendo la elección, promete combatir la corrupción y habla de corruptos sin decir su nombre, “tú sabes quiénes son”, ya que sería perder algunos votos de su mismo partido. Vuelve a usar la frase “política sin lavar” dirigida a Anaya y ahora contra AMLO usa un disperso “nunca he vivido por encima de mis ingresos”. Lo nuevo de este spot es que lo dice el candidato del partido en el poder tratando de ser empático con ciudadanos enojados con el gobierno, me recuerda aquel spot de Labastida de los invisibles en el 2000: “Por años has sido invisible”, para decirles que ahora sí les van a dar salud y programas sociales.

3. Un tercer spot va dirigido justo a su base, a los que no están enojados y buscan ser beneficiarios de programas sociales, así habla de las becas, los créditos y adelanta el programa Avanzar contigo.

4. Hay un cuarto spot, largo y musical, no creo que lo paute en medios sino que solamente lo utilice en sus mítines, un recurso ya clásico, una canción entre hip-hop y popular con un ritmo que parece utilizado 1,000 veces antes y una letra sin sentido, sólo para comunicación interna.

EN EL CASO DE AMLO:

1. Su estrategia es muy clara, dar por hecho su triunfo, dejarlo como algo seguro, inevitable, aprovechar que esa percepción se ha estado generando y montarse en ella. Su primer spot lo afirma y simplemente pide que le den el Congreso, para ello no hace propuesta legislativa, pero promete acabar con los “moches”, algo de lo que ha acusado a las legislaturas este sexenio. Muy clara estrategia.

2. La segunda pieza similar presenta a los nueve candidatos a gobernador, sólo una mujer, por cierto (CDMX), y pide votar por ellos.

3. Un tercer spot que para mí es el equivalente al “ya saben quién” y lo esperaba, ahora aprovechando el posicionamiento que logró con la propuesta de venta del avión presidencial lo repite modificando su dicho a “ni Trump lo tiene”. Buena pieza comunicacional, genera recordación y sigue con el tono crítico, pero suave.

4. Por último, el cuarto es la vacuna que ha estado trabajando; sabe que sus adversarios tratan de generar miedo a su gobierno utilizando el ejemplo de Venezuela; entonces, él mismo lo menciona, adelanta que lo atacarán por ahí y pide no tener miedo, prometiendo más mexicanismos: juarismo, maderismo, cardenismo.

ANAYA:

1. Una estrategia parecida a AMLO, pero desde la segunda posición: dar por hecho que el PRI está fuera y buscando un efecto de voto estratégico como el que tuvieron Fox y Calderón, su argumento es simple: “El PRI ya no está en la pelea y quedan dos opciones, una mala y otra buena”, estratégicamente correcta, aunque los argumentos no son lo suficientemente fuertes.  El tono del spot es su reacción a un segmento al que no ha penetrado, los ciudadanos mayores de 50 años presentan poca preferencia por él y seguramente en sus estudios encontraron que no les gustaba que fuera tan agresivo, así que lo dice en un tono mucho más suave que el utilizado en la precampaña.

2. Su segunda pieza es de testimoniales: plural, con personas de prestigio construido con el tiempo: Diego y Xóchitl, figuras limpias: Rebeca Clouthier (mostrándola para contrarrestar a su hermana Tatiana, vocera de AMLO y que le da prestigio) y Luis Donaldo Colosio hijo; controversiales como Juan Zepeda a quien se acusó de ser utilizado por el PRI en el 2017 para restar fuerza a Morena en Edomex (al final sólo ganó en los tres distritos de su municipio); aspirantes que no lograron ser candidatos por lo que su aval es interesante: Mancera y Chertorivski; o Miguel Ángel Yunes, candidato en Veracruz e hijo del gobernador que está en debate permanente con AMLO.

En resumen, Meade centra su campaña en sus fortalezas, omitiendo al PRI y al presidente; Anaya llamando a la segunda vuelta, descartando al PRI según marcan las encuestas, y AMLO comunicando que su triunfo es inevitable y buscando apoyar al resto de las candidaturas.