La acostumbrada polarización

jose-luis-cuevas

José Luis CuevasBalón al óleo

Con un talento innato desde niño, Saúl ha tenido que demostrar desde siempre su valía, carrera que comenzó a los 15 años y que 14 años después puede presumir cuatro títulos mundiales en diferentes divisiones

Y aquí estamos una vez más, discutiendo, exponiendo, defendiendo o bien desacreditando la actuación de un mexicano. He crecido con la teoría de “Los Cangrejos”, misma que engloba la década de los 80’s y mediados de los 90’s, donde un niño de oro pasó de ser llamado “Indio” a “Pentapichichi” en España; también encontré todo aquel que por animadversión al equipo donde fue formado, nunca fue capaz de llamar genio al actual Gobernador de Morelos; ser el tercero de una generación de futbolistas le restó méritos, desde para debutar, hasta para ganarse una titularidad en una Copa del Mundo, ni jugar en el Manchester United o Real Madrid ha sido suficiente para avalar su calidad y tener nuestro apoyo total, es un histórico en la Selección Nacional y siguen las dudas, la que él llama “Polarización”, así, con esos ejemplos, con ese concepto llega a este escrito Saúl “Canelo” Álvarez, el mejor boxeador del planeta, ese que también tendrá que soportar el entorno.

@Canelo

 

Aquí, en estas líneas, no pienso hacerla de defensor, tampoco de especialista en Box (porque no lo soy), no obstante, así como a Hugo Sánchez, Cuauhtémoc Blanco o Javier Hernández, a Saúl Álvarez le toca bailar con la más fea, maldita polarización, esa que describe tanto a nuestro México. Le he dado vueltas y vueltas a la situación, y creo haber encontrado la poca aprobación del “Canelo”, pugilista mexicano que con 29 años de edad está en los cuernos de la luna, todo el planeta lo reconoce y lo coloca donde merece, excepto el romanticismo y el origen de su deporte en su país natal.

Con un talento innato desde niño, Saúl ha tenido que demostrar desde siempre su valía, carrera que comenzó a los 15 años y que 14 años después puede presumir cuatro títulos mundiales en diferentes divisiones, situación que en su momento lograron Érik Morales, Juan Manuel Márquez y Jorge Arce, no obstante, lo de “Canelo” va más allá, y es que ninguno de los tres mencionados tuvieron tantos “Haters”, ninguno tuvo tanta expectativa -del otro lado del televisor- por verlo fracasar.

@canelo

 

El sitio web boxrec.com es la referencia actual a la hora de evaluar lo estrictamente estadístico en el mundo del boxeo, ahí, Saúl Álvarez aparece como el número 1 y aunque cada vez son menos los comentarios sobre si su rival en turno es “un bulto”, o si el boxeo es “una mafia y todo está arreglado”, “Canelo” desde su trinchera, con su profesionalismo, sigue poniendo el nombre de México muy en alto, estoy cierto que no es el prototipo de boxeador mexicano, ni en apariencia, ni en esencia.

Aquí en nuestro país, y particularmente en el box, estamos acostumbrados a aplaudir al ídolo del barrio, el que se salvó de ser un “delincuente o drogadicto” para noquear en los cuadriláteros, el que no se sabe expresar porque formación académica tuvo poca o de plano no tuvo acceso, Saúl rompe la norma, si bien es cierto, la familia de los Álvarez no vivió en la marginalidad total, eso no los exime del esfuerzo, el trabajo y la buena voluntad con la que se forman las familias de nuestro país. Estoy cierto, no es un ídolo del tamaño de Julio César Chávez -quizá nunca lo sea-, aquellos tiempos se fueron con la capacidad de asombro, con la televisión, hoy las redes sociales nos informan antes que nadie el resultado. De Saúl, su valentía y bravura ha sido orquestada estratégicamente a la hora de elegir oponentes, hasta Floyd Mayweather Jr. lo hizo en su momento y en Estados Unidos nadie lo señaló.

@canelo

 

Sus detractores dirán que “Canelo” enfrenta a boxeadores próximos a su retiro, también que es tiempo de “Vacas Flacas”, no obstante, dichas apreciaciones no le restan argumentos a Saúl Álvarez -abren el debate-, lo que sí es un hecho, es que hoy por hoy, “Canelo” no tiene rival , un mexicano es el mejor del mundo en estos momentos y aquí lejos de valorarlo, nos ponemos los lentes de analistas, como si no estuviéramos preparados para asumir el éxito o peor aún, invadirnos del “cangrejismo” ese, del que hablaba Hugo Sánchez después de su conquista.

@canelo

 

P.D. Dice Juan Villoro “Eres del Lugar donde recoges la basura”, coincido, limpiemos nuestras mentes, veamos más allá de la polarización y arropemos al nuestro, Saúl no decidió nacer aquí, ni mucho menos en estos tiempos, solo trabajó -como tú, como yo, como tantos mexicanos-, para algún día lograr sus sueños.

HASTA LA PRÓXIMA


Menú de accesibilidad