Reflejos: seis días sin Tribunal

JoaquinLDV4-BW

Joaquín López-DórigaEn Privado

No recuerdo en los tiempos modernos que un tribunal constitucional, como el Electoral del Poder Judicial de la Federación, TEPJF, tuviera una crisis de la magnitud por la que hoy atraviesa

Siempre hay esperanzas, no garantías.
Florestán.

No recuerdo en los tiempos modernos que un tribunal constitucional, como el Electoral del Poder Judicial de la Federación, TEPJF, tuviera una crisis de la magnitud por la que hoy atraviesa: de la destitución de su presidente, José Luis Vargas, lo que desconoció, al nombramiento Reyes Rodríguez y que éste renunciara.

Alguien podría referir la disolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a iniciativa del entonces presidente Ernesto Zedillo en diciembre de 1994, que fue un diseño.

Lo del TEPJF, hoy, es reflejo de lo que vive la Nación.

El miércoles con la destitución de Vargas y el nombramiento de Rodríguez, estalló la crisis que ya venía y que podría calificar de constitucional, pues se tomaron decisiones no previstas en la máxima ley ni en su reglamentaria: remover a un presidente y designar a otro.

Al día siguiente, jueves, Rodríguez habría visitado al presidente López Obrador, que no se confirmó, y los magistrados que lo eligieron se reunieron con el presidente de la Corte, Arturo Zaldívar, quien el viernes dijo que no había condiciones para que Vargas siguiera en el cargo y debía dar un paso de lado.

Ayer, lo recibió Zaldívar y al mediodía me confirmó la necesidad de su salida. Ya por la tarde, tras una reunión urgente de los magistrados, Rodríguez anunció que dejaba su breve presidencia, Vargas ya estaba fuera, y entre todos nombrarían a un nuevo presidente del TEPJF, sin saber hoy quién, ni cómo ni cuándo. Mientras, preside la magistrada decana, Janine Otálora, una garantía.

Así los seis días que sacudieron a ese tribunal y al Poder Judicial de la Federación, mientras en Palacio Nacional debe sonreír quien dijo que todos debían renunciar.

RETALES

1. AZUCENA.- Nunca habíamos sido testigos de una amenaza tan soez y rotunda, tan atemorizante y real como la que ayer recibió nuestra compañera Azucena Uresti. El vocero del gobierno respondió con una generalidad impersonal, dándole más crédito al cártel que a la víctima. Ese ha sido su estilo. Azucena, querida amiga, mi abrazo y mi acompañamiento, sumándome a una mayoría de compañeros, a tu lado.

2. BATEO.- El proyecto del ministro Fernando Franco a la consulta de Arturo Zaldívar al pleno de la Corte sobre si el transitorio de la nueva Ley Orgánica que extiende dos años su mandato, y que ya declinó, es concluyente: viola la Constitución. Y así será votado por ese pleno en forma abrumadora. Porque hoy sigue en la ley; y

3. DALTÓNICOS.- Los dos semáforos sanitarios en la Ciudad de México, retratan perfecto la estrategia oficial contra la pandemia. Claudia Sheinbaum dijo que naranja y Hugo López-Gatell, que rojo. Es la división y la falta de una visión estratégica conjunta en lo peor de los contagios, pandemia de la que el gobierno nunca ha tenido el control epidemiológico.

Nos vemos mañana, pero en privado.

Menú de accesibilidad