Elecciones 2024
Elecciones 2024

La foto se hizo viral en cuestión de segundos por ser la anotación o canasta con la que LeBron James se convirtió en el máximo anotador de la historia de la NBA, superando a Kareem Abdul-Jabbar, Karl Malone, Kobe Bryant y a mi siempre héroe, Michael Jordan.

LeBron James lleva jugando 20 temporadas distribuidas en equipos como los Cavaliers, el Miami Heat y los Lakers, su nombre siempre ha resonado y se ha hecho notar. Es un jugador exitoso desde que sé de él.

En mi adolescencia jugaba mucho basket, seguía los juegos, con los amigos jugábamos los fines de semana, éramos arduos coleccionistas de Upper Deck y nuestros álbums eran grandes y pesados.

LeeBron hizo historia ayer contra los Thunder de Oklahoma, y el legendario fotógrafo deportivo y de la NBA, Andrew D. Bernstein captó justo la canasta con la que imponía el nuevo récord en la historia del basketball norteamericano.

Pero la foto no solo se hizo viral por el tan histórico momento, sino porque al fondo se puede apreciar cómo todos los fanáticos están con sus teléfonos celulares captando el momento, acto que “tenían” que tener grabado en sus teléfonos sí o sí. Al menos con la lógica actual en que todo lo que sucede en nuestra vida debe de estar documentado en nuestros teléfonos inteligentes, que lo que menos son, son teléfonos.

La viralidad de la imagen fue porque en primera fila aparece un señor, vestido de negro, con pelo canoso mirando la jugada de lo más calmado y podría decir, gozoso de lo que estaba atestiguando con sus propios ojos, sin ningún tipo de rush o necesidad de sacar su móvil para hacer lo que todos hacen.

Los comentarios en redes fue el cómo las nuevas generaciones miran a través de sus pantallas como si así fueran a verlo mejor, con el contraste en primera fila y justo en medio de la imagen, alguien que no lo hacía.

Ese alguien es Phil Knight, fundador de la marca Nike.

Elegí esta imagen para #EnfoqueManual no por lo que las nuevas generaciones hagan o dejen de hacer, sino por la mirada llana de Phil a LeeBron y la jugada. Ni siquiera demuestra algún tipo de emoción en su rostro, está tranquilo y se muestra relajado. Sentado, con las piernas semiabiertas por el poco espacio, sus manos entrelazadas en medio de ellas y mirando todo desde un mundo aparte, denota su seguridad y serenidad.

Observando desde una isla, como quien ha visto todo, vivido todo y viendo cómo una de sus pasiones y su propio negocio suma y suma al deporte y la historia, porque claro LeBron traía sus zapatillas rosas con la palomita de Nike.

Quienes conocemos su historia, gracias a la publicación de su autobiografía. Recordando el cómo empezó, sus negociaciones de principiante con los chinos, sus pequeñas inversiones, su primera oficina, y lo que se me viene a la mente, este hombre que tiene una fortuna valuada en más de 47 mil millones de dólares lo ha visto todo.

Phil a sus 84 años no tiene la efervescencia de los jóvenes a su alrededor, y es normal, pero su mirada directa y tajante a la jugada frente a él me parece lo más poderoso. Insisto, un hombre que ha visto todo y que sigue mirando con la misma entereza de quien no ha visto nada.

Haberlo visto todo y seguir viendo todo - philleebron-2-853x1024
Foto de Andrew D. Bernstein