Lo que dijo ayer (apoyado en videos, fotografías y documentos) el director en jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR, Tomás Zerón, fue tan convincente y verosímil como parecieron serlo las afirmaciones (con respaldo gráfico también) del domingo de los expertos independientes de la CIDH.

Uno y otros (en orden de aparición otros y uno) pusieron bajo la lupa la actuación policiaca en el río San Juan y desataron gran expectación porque sus dichos, atendidos por separado, llevan a cualquiera de dos únicos caminos:

a) Zerón obró sospechosa y tal vez ilegalmente (de lo que se deriva la especulación sobre una eventual siembra de pruebas).

b) Tiene las facultades para realizar investigaciones previas a su formalización como diligencia ministerial.

Las versiones, obviamente, se excluyen entre sí, pero conocerlas permite a cada quien discernir sobre la que mayor crédito merece.

Del relevante caso Iguala sin duda, pero de todos los que revistan interés público, lo mejor es que se ventilen sin escamoteos y que cada quien en libertad, con argumentos de confianza, norme criterio.

[email protected]