Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Ganar, perder o empatar

jose-luis-cuevas

José Luis CuevasBalón al óleo

Han sido días difíciles, apasionantes desde mi encierro, ese que me ha permitido poner en orden algunas paredes, tapizadas ahora mismo con bufandas de partidos memorables de los últimos 10 años

Una frase que se hizo famosa en el Lenguaje Valdaniano, una sensación de esperanza y satisfacción que ha quedado ahí para los aficionados del Cruz Azul, una serie de Challenge de futbolistas y deportistas alrededor del mundo. Y es el orbe el que reclama congruencia.

Han sido días difíciles, apasionantes, desde mi encierro, ese que me ha permitido poner en orden algunas paredes, tapizadas ahora mismo con bufandas de partidos memorables de los últimos 10 años. Viví la crisis del Covid-19 a flor de piel, estuve como coloquialmente podría decirse: “en la jugada”, las últimas columnas escritas desde Europa me dejaban ver con ilusión lo que en su momento fue un viaje imposible de lograr, apocalíptico a mi regreso. Y es que si algo- entre tantas cosas- tengo que agradecer es: no haber contraído el nuevo Coronavirus en dicha aventura.

Foto: José Luis Cuevas.

 

De España a Alemania, de Alemania a Holanda, de Holanda a Inglaterra y de Inglaterra… -como si buscáramos un final más anecdótico- …de Inglaterra a Italia. No tengo la menor duda que en mi mente nunca estuvo la enfermedad, como en toda Europa, en esos tiempos, escuchar la palabra “coronavirus” en occidente era sinónimo de chistes, risas e incredulidad total, fue precisamente la poca seriedad la que hoy condena dichos países.

Leía y escuchaba cualquier cantidad de comentarios desaprobando a los deportistas que emitían algún mensaje a la distancia, desde el “ellos que van a saber, no son científicos”, como el “aquí es donde tendrían que valorar a la ciencia y no pagarle tanto a los Messi, a los Cristiano Ronaldo”, “quién es Héctor Herrera Para decirnos lo que debemos hacer”, las frases no pararon y aunque tardamos, afortunadamente la nación ha respondido, la gran mayoría estamos en casa, cada quien contribuyendo con lo que puede y desde donde puede, y aunque la incertidumbre continúa y los números de infectados -como es normal- van en aumento. El haber parado a tiempo los eventos deportivos le han dado al continente americano pulmones sanos para pelear contra el virus con mayores defensas.

Foto: José Luis Cuevas

 

Decía Diego Armando Maradona en referencia a la despreocupación que había en Argentina que “es difícil educar a un país en 15 minutos”, coincido, acá parece que a pesar de los conciertos y las pobres medidas en los aeropuertos, los mexicanos decidimos cuidarnos. No queda más que seguir en casa.

En nuestra profesión y en nuestro gremio, nunca pensamos en quedarnos sin información, sin resultados, por ello hoy más que nunca lo decimos en tono Valdano “el futbol, el deporte, es lo más importante de lo menos importante”, por ello el aficionado de Cruz Azul puede ver las veces que quiera la atajada de Chuy Corona que le dio a La Máquina el triunfo ante el odiado rival, al final, todos vivimos de ilusiones, por eso no cuesta trabajo fallar al tomar un rollo de papel y dominarlo, porque hoy, el saber del otro mediante una historia de Instagram puede llegar a revitalizar un día, un momento. No sabemos vivir sin un balón, no queda más seguir pegando bufandas, contando camisetas, recordando historias fantásticas, porque de algo estoy seguro: cuando todo esto termine, valoraremos todavía más la convivencia, esa que muchas veces olvidamos, por solo pensar en ganar, perder o empatar.

Foto: José Luis Cuevas.

 

P.D. La congruencia obliga a renunciar a Tokio 2020, la ilusión, y la esperanza de que todo esto termine, es la que no deja aplazarlos del todo. Ya sabemos que no es tiempo de deportes; Sí de recuerdos.

HASTA LA PRÓXIMA

TWITTER: @JLUIS_CUEVAS

INSTAGRAM: @Pintor_Cuevas

FACEBOOK:  EL PINTOR

 


Menú de accesibilidad