¿Estás loco?, preguntó Trump a Peña Nieto

manuel-ajenjo1

Manuel AjenjoEl Privilegio de Opinar

Donald Trump, confió a su audiencia la conversación que sostuvo con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto: “Me dijo que tenía que hacer una declaración diciendo que México no tendría que pagar por el muro”. A lo que el mandatario estadounidense contestó: “¿Estás loco? No haré tal declaración”.

Foto de Archivo

Durante un mitin político en Pensilvania, celebrado el pasado sábado, el energúmeno presidente de Estados Unidos de Norteamérica, Donald Trump, confió a su audiencia la conversación que sostuvo con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto: “Me dijo que tenía que hacer una declaración diciendo que México no tendría que pagar por el muro”. A lo que el mandatario estadounidense contestó: “¿Estás loco? No haré tal declaración”.

De verdad que da coraje que el desquiciado magnate que gobierna al país vecino del norte, en el colmo de la prepotencia y la abyección, insista en el absurdo punto de construir un muro divisorio entre ambos países y, lo peor, su terquedad de que sea nuestro país el que lo pague. ¿Se dará cuenta el septuagenario de irrisoria pelambre de cómo lo estará percibiendo el mundo ante actitudes como la de pretender que México es la fuente del mal que inunda a Estados Unidos?

El periodista y escritor Raúl Godínez estructuró un libro a base de entrevistas con destacados intelectuales mexicanos sobre la relación que nuestro país tiene, más que con el país vecino, con su extravagante presidente. La publicación se llama Trump, México te habla. De ella entresaco algunas importantes opiniones de intelectuales mexicanos.

A pregunta expresa a la escritora Elena Poniatowska, sobre lo que siente como mexicana de estas agresiones de Donald Trump hacia México y hacia los mexicanos en general, la gran Elenita contestó: “Lo primero que siento es una gran indignación, pero esta es la respuesta, no el sentir de todos los mexicanos. La indignación está presente en las noticias, en los periódicos, porque no pasa un día sin que Trump ofenda a México o tome acciones contra los migrantes o retome temas de los que de un modo u otro lastiman la dignidad de los mexicanos (…) Como se ha dicho en los noticieros y en los comentarios de los analistas, hay algo de caricaturesco en la agresión, en el sentido de que el mismo Donald Trump parece una caricatura, un poseso, alguien para quien no existe la cordura física ni mental”.

El historiador Lorenzo Meyer hizo la siguiente observación: “Las instituciones han fracasado para defender al ciudadano mexicano dentro de México. Su fracaso es primeramente interno. Si no se puede tener un gobierno que funcione y con un grado aceptable de honestidad, entonces se está atacando a la dignidad de todos. ¿Quién ataca la dignidad de un ciudadano mexicano? Pues el gobierno mexicano en primerísimo lugar, y ya luego se puede ver que Trump y su actitud nos hiere y nos lastima a todos”.

Al escritor chihuahuense Ignacio Solares, el periodista Godínez le preguntó: ¿qué significa a estas alturas del siglo la construcción de un muro entre México y Estados Unidos? Esta fue su respuesta: “En realidad, el muro ya se estaba construyendo desde antes, lo que sucede es que ahora se convierte en un símbolo más de toda esta serie de represalias contra México. Pero de lo que no tengo ninguna duda es que los mexicanos que quieran cruzar lo van a terminar por burlar”.

Para la escritora de las niñas bien, Guadalupe Loaeza, Trump “es machista, misógino, corriente. Es un hombre muy primitivo (…) Me irrita enormemente el concepto que tiene Trump respecto de nosotros, los mexicanos”.

En opinión del cuentista y novelista Hernán Lara Zavala: “La imagen que Donald Trump transmite no es la que él se cree: la de una estadista ejecutivo y decidido, sino la de un farsante: desde su ridícula manera de arreglarse y teñirse el pelo para ocultar su calvicie (como habrá de ocultar asuntos más graves y comprometedores) hasta su abominable lenguaje corporal, sus horrendas expresiones faciales, sus convencionales trajes y corbatas, la exhibición de su sufrida y maniquí mujer a la que emputece con sus comentarios misóginos y sexistas, sus bobos y banales tuits (a qué hora gobierna ese señor si se la pasa mandando mensajitos y ocurrencias sin haberse dado un par de minutos para reflexionar)”.

Emiliano Pérez Cruz hace una comparación con la que el que escribe (hoy transcribe) esta columna está de acuerdo: “Yo oigo a Trump y se me figura como una versión sui géneris de Vicente Fox en México: el arribo de la patanería al poder. Así de analfabeta se ve el hombre con todo lo que conlleva.”

Finalizo con la puntillosa glosa del escritor y crítico literario quintanarroense Juan Domingo Argüelles: “El gobierno mexicano con Enrique Peña Nieto a la cabeza (esto es un decir, pues el gobierno mexicano no tiene cabeza) se puso de tapete antes de que Trump llegara a la Presidencia estadounidense y lo hizo, supuestamente, por el riesgo que significaba para México que Trump llegara al poder en los Estados Unidos. ¡No pudo hacer algo más contraproducente! Invitas a tu casa al que te está haciendo bullying, lo tratas a cuerpo de rey, y en tu propia casa te sigue haciendo bullying, por una razón muy sencilla: ya confirmó que le tienes miedo. En lugar de exhibir al bravucón lo tratas como a tu amigo. Es obvio que al gobierno al que menos respeta Trump es al de México. Ve en él a un debilucho que hace todo lo que puede por agradarle”.

[email protected]