Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Esperas tristes de un viudo de hijo

carlos-marin1

Carlos MarínEl asalto a la razón

La escasez no es de papel, sino de previsión y eficiencia operativa

Medardo Burgos es un ingeniero civil reconocido en el ambiente universitario y diversas agrupaciones profesionales. Es quien organizaba las exhibiciones de autos antiguos que por iniciativa del doctor José Narro, a propósito del centenario de la UNAM y como actividad cultural extramuros, se realizaron hasta 2018 en la explanada de la Rectoría, en Ciudad Universitaria.

El 20 de enero su hijo Luis Gabriel, de 36 años, falleció por covid.

Su cuerpo refrigerado estuvo una semana en espera de lugar en algún crematorio y 18 días después de su muerte no ha sido expedida el acta de defunción.

Por paquetería, Medardo envió el sábado reciente a la doctora Claudia Sheinbaum, al Palacio del Ayuntamiento, esta carta:

Ante la pandemia que vive el mundo y del cual nuestro país no ha estado exento, y la cual se conjunta con el pésimo manejo de parte del responsable de salud del gobierno federal, Dr. Hugo López-Gatell, me permito presentar mi gran molestia, coraje y dolor como padre, al perder a mi único hijo varón de 36 años por causa de Covid.

Al igual que muchos ciudadanos residentes en CdMx observé y participé de la ineficiencia por parte de sus subordinados, responsables de actuar con mayor eficacia y prontitud para efectuar y apoyar en el dolor a los residentes que somos de la CdMx después del deceso.

Increíble la larga espera para obtener sitio de cremación (mi hijo permaneció seis días en la funeraria García López). Afortunadamente contó con recursos hospitalarios y funerarios, pero observé el sufrimiento de muchos familiares que carecen de recursos y las largas colas en los crematorios públicos.

La ingeniería que aprendí en la facultad de la UNAM y mis contactos en el Instituto de Ingeniería, del cual usted forma parte, nos enseñaron a los ingenieros a PREVENIR desastres, y observo que en el caso de la CdMx esa prevención fue mínima o inexistente.

Le anexo copia del Certificado de Defunción y los folios del Registro Civil del fallecido. Para colmo, mi molestia y dolor se incrementan cuando acudí a las oficinas del registro Civil Benito Juárez, en Magdalena Contreras y Avenida Toluca, La respuesta fue: “TENEMOS SUSPENDIDA LA EXPEDICIÓN DE ACTAS DE DEFUNCIÓN Y ADEMÁS NO TENEMOS PAPEL PARA IMPRIMIR”.

Dra. Sheinbaum: mis comentarios son con el dolor de un padre, pero sobre todo con la impotencia de un ingeniero mexicano que creyó en usted y la apoyó en su campaña al invitarla en 2018 al desayuno de la asamblea de generaciones de la facultad de Ingeniería (se anexa foto).

En una de las oficinas del Registro Civil observé también la carencia de papel para elaborar el Acta de Nacimiento de un bebé cuya madre no podía registrarlo en el IMSS para sus vacunas.

Mi última pregunta: ¿Acaso esta ineficiencia, falta de solidaridad y compasión es lo que nos enseñó la UNAM?

ATENTAMENTE

J. Medardo Burgos Flores/ Ingeniero Civil/ Miembro AIAM, SEFI,UMAI y FECIC

Pd: Al día de hoy continúo sin el Acta de Defunción.

La escasez no es de papel, sino de previsión y eficiencia operativa.

Menú de accesibilidad