Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Eslabón perdido del Caso Iguala

RubenCortes

Rubén CortésCanela fina

Aunque algo parece muy oscuro aquí: el objetivo de la actual administración en el Caso Iguala es encarcelar a quienes comprobaron lo único sólido con que cuenta, que los 43 fueron desaparecidos por el crimen organizado

Para material de mañaneras es mejor buscar a un acusado en Israel y armar con ello una novela por entregas. Pero la FGR tiene en la CDMX a lo que puede ser un eslabón perdido del Caso Iguala: se llama David Flores Maldonado y gana 36 mil 508.58 pesos en la SEP.

Porque no juguemos con las palabras, este gobierno ha concluido básicamente lo mismo que el anterior sobre el Caso Iguala: los 43 normalistas de Ayotzinapa fueron detenidos por policías municipales y entregados a sicarios del crimen organizado.

Lo único nuevo lleva la marca de la casa de la autollamada Cuarta Transformación, que ofrece a sus adversarios persecución, exilio o cárcel: en esa línea, lo novedoso es que un adversario político (Tomás Zerón) robó dinero de la investigación y huyó.

Pero el profesor Eduardo Moreno Peralta (entonces estudiante de la Normal), exige que el eslabón perdido David Flores Maldonado, explique el motivo real de por qué los 43 desaparecidos fueron mandados a secuestrar autobuses la noche que desaparecieron.

El hoy funcionario de la SEP David Flores Maldonado (Subdirector de Área Eventual, según Nómina Transparente) es conocido como El Parka y su nombre bota y rebota en la Recomendación No. 15VG/2018 de la Oficina Especial para el “Caso Iguala” de la CNDH.

Los testimonios informan que El Parka (en 2014 alumno de tercer año) presidía la “Secretaría General” de la Normal el día de la desaparición de los 43, cuya función era conocer y atender todos los problemas internos y externos de la escuela y los estudiantes.

Dice la Recomendación No. 15VG/2018:

El Secretario General del Comité Estudiantil, identificado por todos como “La Parka”, toleraba y consentía que en la escuela se distribuyera, vendiera y consumiera droga. De acuerdo a este testimonio, el líder decía: “Pues, déjenlos. No hay ningún problema. En la Normal, todo esto era conocido por todos, pero nadie decía ni hacía nada para solucionar este grave mal, menos los directivos de la escuela.

Es decir, que, en lo que traen de Israel al villano Tomás Zerón, los nuevos investigadores tienen mucho más cerca al actual funcionario gubernamental El Parka, quien tuvo un protagonismo muy especial aquella noche.

El Parka es mezclado por sus compañeros de entonces con asuntos de drogas, y exactamente en lo único que entroncan la investigación del gobierno pasado y este es en que los 43 fueron y entregados a sicarios del narcotráfico.

Aunque algo parece muy oscuro aquí: el objetivo de la actual administración en el Caso Iguala es encarcelar a quienes comprobaron lo único sólido con que cuenta, que los 43 fueron desaparecidos por el crimen organizado.

Pero, como indica la marca de la casa: los encarcelarán. Y háganle como quieran.

Menú de accesibilidad