Tener dónde caernos muertas (linda expresión coloquial) es una de las cosas que para las mujeres parece ser más importante que para los hombres. Pero suelen ser más los hombres los que se aventuran a comprar casa que las mujeres. ¿Por qué pasa eso? Si ahora las mujeres tenemos mucho mayor poder adquisitivo.

Muchas son las razones por las cuales hombres y mujeres tenemos diferentes motivadores para comprar una casa.

No importa si eres hombre o mujer, millennial o generación X, hoy te voy a platicar algunos elementos importantes para que revises tus finanzas personales y tengas más claridad sobre si es tu momento para comprar casa o si aún no es tiempo.

¿Has pensado en comprar casa, pero no te animas o no entiendes muy bien? Cuéntame y sigamos conversando por twitter en @MarijoCodesal.

¿Qué es el crédito hipotecario?

Empecemos por definir lo que es el crédito hipotecario, porque a menos que seas del selecto grupo de los que ganan millones de pesos o te caiga del cielo una increíble oportunidad, nosotros, los simples mortales, vamos a necesitar un crédito hipotecario para poder comprar casa o departamento.

El crédito hipotecario es el dinero que te presta una institución financiera teniendo como garantía un bien inmueble (alias una casa/departamento). Y te lo presta de acuerdo a tus condiciones financieras personales.

Las instituciones financieras, que tienen créditos hipotecarios disponibles para que nosotros podamos comprar casa, nos ofrecen productos con los que nos podemos apoyar y ser dueños de nuestro primer hogar.

En otras ocasiones ya hemos dicho que el crédito puede ser un gran amigo o nuestro peor enemigo. Si usas un crédito (como el hipotecario) para hacer crecer tu patrimonio está excelente. Si lo usas como extensión de tu sueldo puedes estarte metiendo en problemas.

El crédito hipotecario tiene unas condiciones muy particulares

Primero, a diferencia del crédito al consumo (el que tienes en tus tarjetas), el crédito hipotecario absorbe como garantía la casa que estás comprando.

El otro día alguien me preguntó: yo no tengo ningún inmueble, ¿qué voy a hipotecar? Yo siempre he sostenido que no hay preguntas tontas y esta puede ser una duda muy legítima si tienes poco contacto con este tipo de productos financieros.

Como te decía, la institución financiera se queda con tu casa en garantía. ¿Eso quiere decir que, si no lo pagas, te quitan la casa?  Efectivamente. Por eso hay que hacer un análisis detallado de tus condiciones financieras. Con gusto te puedo ayudar en ello de manera gratuita, mándame un correo.

Segundo, es un crédito a largo plazo. Hay bancos que te prestan por cinco, siete, 10 o 15 años. Lo más común es solicitar un crédito hipotecario a 20 años. Al ser a tan largo plazo, permite que sea mucho más accesible poder comprar una casa. Es casi como pagar una renta mensual. Lo bonito es que esa “renta” ya está creando patrimonio para ti.

Tercero, es un producto financiero un tanto complicado. Requiere que entiendas mejor algunos términos financieros. A continuación, te comparto los más importantes:

Aforo. Es el porcentaje del valor de la propiedad que las instituciones financieras te pueden prestar.  Ya sabes que nunca le pierden así que, por ejemplo, si quieres comprar un departamento de dos millones de pesos (dependiendo el banco y del producto) te pueden prestar hasta el 90%. Eso quiere decir que te prestarían un millón 800, con lo cual, tú tendrías que tener ahorrados los 200 mil restantes.

Plazo. Es el tiempo de vida del crédito. Puedes contratar a cinco, siete, 10, 15 y 20 años.  Estos son los plazos comunes.

Tasa de Interés y CAT. Ya sabes que el interés es el dinero que pagas por pedir prestado dinero. Así que, por pedir prestado unos millones para tu casa o departamento, te cobrarán un interés que ronda el 10 por ciento.  A eso debes sumarle el costo financiero del producto, es decir, el pago de seguros, comisiones por apertura, gastos de administración y todos esos pagos (en letras mini chiquititas) que hay que cubrir.  Eso sube el costo anual total de una hipoteca alrededor del 12 por ciento.

Cofinanciamiento. Es la suma que puedes hacer del crédito que te otorga una institución financiera (alias banco) con los recursos, que son tu derecho como trabajador, de Infonavit y Fovissste, lo que permite crecer un poco tu capacidad de crédito.

Un dato importante es que si eres empleado y llevas algunos años pagando (voluntariamente a fuerza) tu seguro social e Infonavit o Fovissste, seguramente tendrás un buen guardadito que puedes utilizar y sumarlo a tu crédito de manera que ese dinero (que ya es tuyo) pueda servir para aumentar tu capacidad de pago un poquito más, con lo que podrías alcanzar a financiar hasta el 100% del valor de la propiedad que quieres comprar.  Muy bueno, ¿no?

Gastos de originación. Son los gastos que hay que pagar para comprar tu casa. Aquí entra la comisión por apertura del crédito que va desde 0.5 hasta 1.50 por ciento, dependiendo de la institución. También hay que considerar un 5 por ciento de pago de impuestos de adquisición y derechos, y un 3 por ciento de honorarios notariales, aproximadamente.  Lo más seguro es separar un 10 por ciento del valor de la propiedad para estos gastos puesto que a veces, dependiendo del estado donde quieras comprar, puede ser más o menos caro.

Es vital que entiendas estos términos financieros para que sepas exactamente lo que estarías contratando, lo que tendrías que pagar y por qué lo estarías pagando.

¿Estás listo para comprar casa?

La única manera de saber si estás listo o no para comprar casa es que hagamos un perfil hipotecario detallado de tus condiciones financieras personales. Conociendo tu empleo, tu manejo de crédito, tu capacidad de pago y nivel de endeudamiento, si tienes algo de dinerito ahorrado, etc. Yo recomiendo que te detengas a hacerlo, pues es la única manera de saber a ciencia cierta si es tu momento o no.

Si eres -hágalo usted mismo- como yo. Te invito a que te pruebes este servicio. Puedes precalificarte tú solo. Lo puedes hacer en cinco minutos de manera muy sencilla.

¿Dónde puedo solicitar mi crédito hipotecario?

Hay más de 20 tipos de hipotecas. Los bancos y otras instituciones financieras tienen diferentes esquemas y esto es porque cada cliente es diferente.  Yo te invito a que me dejes ayudarte porque, la verdad, no todos tenemos el tiempo de revisar todas las opciones disponibles para seleccionar la mejor hipoteca de acuerdo con tus condiciones personales. Yo a eso me dedico y puedo facilitarte la vida y ahorrarte mucho tiempo.

Antes de buscar casa…

Mi recomendación es que no veas casas o departamentos sin antes valorar tu perfil hipotecario. Luego te emocionas con la casa de tus sueños para terminar desilusionándote porque tus condiciones financieras no son óptimas para ese inmueble en particular. Define tu perfil hipotecario y luego enfócate en comprar algo que SÍ esté a tu alcance.

¿Quieres saber la mejor parte?

Que toda la ayuda que puedas recibir para decidir si es tu momento de comprar casa, o no, es gratuita para ti. Con mucho gusto te puedo ayudar o puedes hacerlo tú mismo. Teniendo una idea más clara de por dónde andan tus finanzas sabrás si aventarte a comprar casa o no.

No dejes de enviarme tus dudas, preguntas e intereses por correo. También podemos seguir esta conversación por las redes sociales en @MarijoCodesal. Aquí hay una oreja y una compañera para viajar al fascinante mundo de las finanzas personales.

Por María José Codesal