Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Elegir y renunciar

RubenCortes

Rubén CortésCanela fina

Una semana en que México se alejó de los socios con los que obtiene 1.2 billones de dólares y 50 mil millones en remesas, para liderar en Latinoamérica el Socialismo del Siglo 21

Esta semana decidió el futuro de México:

1.- En política:

El día en que se reunieron los presidentes de Canadá y Estados Unidos (nuestros socios ricos y desarrollados del T-MEC), nuestro presidente se reunió con el de Argentina, país en quiebra económica hace 17 años.

2.- En economía:

El debate nacional fue si, con la cancelación del NAIM (por orden del presidente), fueron a la basura mil millones de pesos (como dice el presidente) o tres mil millones, como comprobó la ASF. Un debate sobre montones de lana derrochada, de nuestros impuestos.

3.- En democracia:

Se aterró el Auditor Superior de la Federación (que según la Constitución es independiente) porque el presidente le dijo que sacó mal las cuentas del dinero derrocgado en el NAIM. Y el auditor “se retractó”, al estilo de los “retractados” en el comunismo.

Una semana en que México se alejó de los socios con los que obtiene 1.2 billones de dólares y 50 mil millones en remesas, para liderar en Latinoamérica el Socialismo del Siglo 21, que ya convirtió a Venezuela en el país más pobre del mundo. Más que Haití y Nigeria.

Un liderazgo que había adelantado (el tres de noviembre de 2019, en La Habana) el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro:

“Hay que seguir la trayectoria política de López Obrador, porque junto con Alberto Fernández en Argentina va a jugar un papel clave en el hemisferio, porque están gestando una nueva configuración geopolítica en la región”.

Y Fernández lo dejó claro en su visita de esta semana:

“Que México y Argentina estén unidos es un deber que tenemos. Que encaren un futuro común, y que esto ayude a la América Latina es una obligación que tenemos para trazar un eje que una a todo el continente”.

Una semana en que en México el Estado comenzó a ser dueño de los medios de producción, tal cual plantea el marxismo leninismo (como en Cuba, Venezuela, según diseñó la URSS) al excluir a los particulares en la producción de energía y que la produzca el Estado.

La semana en que el presidente de México espantó a los inversionistas extranjeros, al afirmar que “es mejor que se vayan a otro lado”. Al fin que podemos sobrevivir solos, pues lo que sobra aquí son nopaleras para nopalitos; y piñas y piloncillo para tepache.

Una semana histórica, que tendremos que memorizar, porque juntó momentos de definición que se dan en los países sólo cada 50 o 60 años: cuando nos alejamos de Norteamérica para desempeñar el papel que nos destinó Maduro aquel tres de noviembre de 2019, en La Habana:

“Encabezar el segundo frente que se levanta brillante en el horizonte de América Latina”.

Eso elegimos.

No lo olvidemos.

Por favor.

  1. Gobierno de compas

    La fidelidad al jefe es el paso fundamental para la implantación de una dictadura personal, porque está por encima de los intereses de la ciudadanía y de la capacidad o el talento

    Continuar leyendo

Menú de accesibilidad