Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Elecciones históricas en EU

leopoldo-gomez2

Leopoldo GómezTercer Grado

Para México, otro periodo de Trump probablemente implicaría el endurecimiento de la política migratoria

Aunque la mayoría de los estadunidenses ya votó, será hoy, en lo que aún se conoce como el “día de las elecciones”, cuando el futuro de ese país quede sellado.

Para muchos analistas la relevancia de esta elección solo es comparable con la de 1860, que marcó el inicio de la Guerra Civil. Como dice Michael Hirsh, editor de Foreign Policy, vamos a saber si Trump fue una “aberración” o el síntoma de un país que “ya no funciona bien” (09/25/2020).

La importancia de estos comicios no ha sido ignorada por los ciudadanos que votaron anticipadamente en niveles jamás vistos y quienes mayoritariamente consideran que es la elección más importante de sus vidas.

En el plano interno, la corrección política de Biden y su respeto por los procesos democráticos chocan con el estilo polarizante y autoritario de Trump. Su reelección implicaría la legitimación de ese estilo y, según algunos analistas, el fin de la democracia como la hemos conocido.

En el plano internacional, el nacionalismo caprichoso del presidente contrasta con el proclamado multilateralismo institucional de Biden, quien plantea un regreso a las alianzas y acuerdos que Estados Unidos ha impulsado desde la Segunda Guerra Mundial.

Aunque las instituciones internacionales han logrado sobrevivir, cuatro años más de golpeteo las pondrían en franco riesgo. También se advierte un impacto mayúsculo en temas como el cambio climático o la proliferación de armas nucleares. Biden regresaría al Acuerdo de París y al acuerdo nuclear con Irán.

Para México, otro periodo de Trump probablemente implicaría el endurecimiento de la política migratoria. Pese a que la administración de Obama fue bastante dura en ese tema, Biden se ha comprometido a evitar los excesos de Trump y a abrir una ruta para dar la nacionalidad a cerca de 11 millones de indocumentados, entre otros cambios a favor de los migrantes.

Al final, estamos ante dos visiones opuestas de Estados Unidos y del mundo. Nada garantiza que, de llegar a la presidencia, Biden quiera y pueda hacer los cambios prometidos, pero, sin duda, su perspectiva es muy distinta a la del presidente. En todo caso, primero tendrá que alzarse con el triunfo y lograr que Trump reconozca su derrota.

Menú de accesibilidad