Pandemia por coronavirus (Cobertura especial)

Elecciones EE.UU.: Gane quien gane… Nosotros perdemos

Yazmin-Alessandrini

Yazmin AlessandriniLa política me da risa

Si Trump permanece o Biden llega a la Casa Blanca, los dolores de cabeza para nosotros permanecerán, si acaso serán distintos

Cada cuatro años se repite la misma historia. Algunos lo hacen de manera discreta y otros de forma sumamente descarada, pero lo cierto es que aquí en México nunca faltarán los gringos wannabe que difícilmente acuden a las urnas cuando hay elecciones en nuestro país, pero que cuando se llega la fecha de decidir quién será el próximo inquilino en la Casa Blanca salen de sus madrigueras para ponerse las camisetas roja y azul en apoyo a los candidatos a la presidencia de Estados Unidos.

LA POLITICA ME DA RISA - 3 NOVIEMBRE 2020
Foto: Especial

 

Sin embargo, la historia es contundente y más allá de que quien gobierne la nación de las barras y las estrellas, demócrata o republicano, elefante o burro, lo cierto es que a los mexicanos siempre nos acaba yendo como en feria aunque nuestros ingenuos políticos, empresarios y ciudadanos de a pie piensen que nos irá mejor con melón que con sandía.

*** Donald Trump o Joe Biden, ¿usted a quién prefiere, amable lector? ¿Sinceramente su predilección está basada en un real conocimiento de lo que cada uno de estos personajes representa para el futuro inmediato de nuestro país o simplemente se deja llevar por lo que lee o escucha tanto en los medios como en las redes sociales? Y la verdad es que cuando se trata de configurar nuestro criterio a través de lo que señalan diversos analistas (unos a favor del bocazas y otros apoyando al gris exvicepresidente) los supuestos “juicios de valor” de estos especialistas no nos permiten, como mexicanos, confeccionar algún tipo de pronóstico favorable para los mexicanos. Ni para los que vivimos aquí, ni para los que radican allá.

*** Lo cierto es que, gane quien gane, todo se reduce para nosotros a un mero juego de supervivencia. Ni Trump ni Biden son amigos de México y los mexicanos. Ambos tienen su propia agenda y en ellas nosotros no somos ni importantes ni indispensables. Solamente somos sus vecinos, uno de sus múltiples socios comerciales y su piñata favorita cuando se llegan los días de proselitismo y campaña electoral. Si Trump permanece o Biden llega a la Casa Blanca, los dolores de cabeza para nosotros permanecerán, si acaso serán distintos: Los migrantes; el libre comercio; el cáncer del narcotráfico; las amenazas de aranceles si no hacemos lo que nos dicen; la volatilidad de los mercados; los desprecios, los menosprecios y el silencio de nuestras autoridades cuando nos insulten y nos falten al respeto… se trata de una relación compleja, simbiótica, pero de ningún modo va a cambiar ni radical ni benéficamente para México con uno o con otro. La verdad es que esta elección (y todas las anteriores también), me recuerdan mucho aquel slogan con el que promocionaron la película “Alien vs. Depredador”: Gane quien gane… nosotros perdemos. ¿Apoco no?

 

¿CRISIS POLITIZADA?.- Con más de 900 mil casos oficiales confirmados de coronavirus por la autoridad federal y con 91 mil 289 defunciones, bien vale la pena hacer un intento por empatar la retórica presidencial (la cual a diario lleva el mensaje de “no politizar la crisis del COVID”) con las decisiones que se toman para supuestamente inhibir, mitigar y controlar los contagios en México. Por principio de cuentas, más allá de las cantinflescas peroratas del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, lo cierto es que en nuestro país no podemos hablar de un rebrote porque para empezar en estos casi nueve meses de pandemia en ningún momento se ha controlado el bicho. Sí, efectivamente, los casos de contagio y las muertes han disminuido considerablemente si se comparan con los números que se manejaron en julio y agosto, pero en ningún momento se ha tenido éxito concreto y en esta misión y mucho menos podemos jactarnos de que “ya pasamos lo peor”.

*** Otro tema, insistiendo en aquello de la politización de la crisis: Desde la implementación de la mal llamada “nueva normalidad” (¿quién fue el genio al que se le ocurrió este término?) y la irrupción de lo que conocemos como el semáforo epidemiológico, la autoridad federal, a través de la Secretaría de Salud que encabeza el doctor Jorge Carlos Alcocer Varela, ha hecho muy poco para aclarar cuáles son los criterios, parámetros y metodologías aplicados para determinar quién se va a rojo, a naranja, a amarillo o a verde. Por ejemplo: Al cierre de esta entrega tenemos a Durango y a Chihuahua en semáforo colorado, mientras que Jalisco y Nuevo León están a nada de que también los etiqueten con ese color. O sea ¿cuatro entidades que no son gobernadas por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) otra vez a parar actividades “no esenciales”, entre estas algunas muy vinculadas con la actividad económica y, al mismo tiempo, en la Ciudad de México, donde la situación cada vez está más fea porque muchísima gente prácticamente ya le perdió el miedo y el respeto al coronavirus, la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum ni suda y ni se acongoja con todo y que un día sí y otro también por todos lados hay marabuntas sin cubrebocas y valiéndoles un cacahuate doña Susana Distancia? Lo cierto es que esta crisis no se va a superar mientras la ciudadanía siga en su plan irresponsable y la autoridad aplique las medidas de forma selectiva.

‘DREAM TEAM’ PANISTA PARA SLP.- Poco a poco se van perfilando los posibles aspirantes para contender por la gubernatura de San Luis Potosí y quien está armando un verdadero trabuco con sólidas posibilidades de alcanzar ese objetivo es el senador panista con licencia Marco Antonio Gama Basarte, quien además de contar con una probada trayectoria política recientemente acordó formar un bloque al lado de los diputados locales Sonia Mendoza Díaz y Rolando Hervert Lara, ambos con gran arraigo y con muchísima influencia entra militancia y los simpatizantes del Partido Acción Nacional (PAN) en territorio potosino, por lo que las esperanzas del blanquiazul por recuperar la gubernatura, tras dos sexenios priistas (con Fernando Toranzo y Juan Manuel Carreras) son contantes y sonantes. Ahora bien, las probabilidades de éxito para los albiazules en el 2021 dependerán en gran medida de realizar una auscultación y una selección muy cuidadosa de todos sus aspirantes a los puestos de elección popular que estarán en pugna en aquella entidad. Primero que nada, deberán tomar muy en cuenta las trayectorias políticas de cada uno de los suspirantes panistas, pero sin duda alguna con Gama Basarte en la baraja de contendientes, considerando sus importantes cartas credenciales, aumentan en gran medida sus posibilidades de alcanzar ese objetivo.

 

¿TAN POQUITOS?.- Una vez que venció el plazo impuesto por el Presidente Andrés López Obrador para que los miembros de su gabinete que aspiran a algún puesto de elección popular en el 2021, sólo dos de sus colaboradores se separaron de sus cargos: Alfonso Durazo Montaño y David Monreal Ávila, quienes buscarán ser gobernadores de Sonora y Zacatecas, respectivamente. Otros funcionarios de importancia que se desligaron fueron ocho coordinadores regionales de desarrollo (superdelegados). ¿Es en serio, nada más 10 o en los próximos días conoceremos los nombres de varios desobedientes?

Contacto

Sitio web: www.lapoliticamedarisa.mx

Correo: [email protected]

Twitter: @yalessandrini1

Menú de accesibilidad