Nací en un pequeño pueblo del Estado de Veracruz, se llama San Rafael, y tengo en mi mente una tradición de fin de año, que se acostumbra en la zona y en muchos pueblos que rodean ese hermoso lugar.

La quema del viejo, sí, del año viejo, que se representa con un muñeco hechizo al que se le pone una camisa, un pantalón de los que por supuesto ya no sirven, también una máscara que simula un hombre viejo, dentro de él, mucho papel periódico, algunos le ponen aserrín o paja para darle la forma de hombre. Y cohetes, muchos cohetes que hacen que ese muñeco desaparezca o prácticamente quede en cenizas.

En algunas casas ponen al “monigote”, me refiero al viejo dos o tres días antes del Año Nuevo y lo exhiben sentado en alguna silla o en un lugar visible para quienes pasen por ahí lo vean.

Al llegar los últimos minutos del año comienza el ritual, se le prende fuego a una batería de cohetes y juegos pirotécnicos que están dentro del muñeco, éste comienza a tronar y simultáneamente a quemarse.

La tradición marca ese momento como una forma de desechar todo lo viejo y lo malo que pudo haber existido en el año que finaliza. Los muñecos pueden representar a los acontecimientos o personajes más significativos, sobre todo negativos del año transcurrido, y su incineración a la media noche del 31 de diciembre es una especie de purificación para alejar la mala suerte y dar paso a la llegada del nuevo año.

En algunos lugares, después de la quema, se lee un “testamento”, en el cual el difunto, me refiero al viejo, con lenguaje irónico o satírico hace recuento de los sucesos y da recomendaciones a sus protagonistas.

Una vez que eso sucede entonces comienzan los abrazos porque el viejo murió, sí, el año viejo quedó atrás y comienza un año nuevo, un año de esperanza y de buenos deseos, un año donde queremos que las cosas mejoren para nosotros y para quienes nos rodean, todos son buenos deseos y todos son propósitos para una mejor vida.

Por supuesto que toda esta historia y estas tradiciones las cuento para intentar llegar al punto de que todo México logre quemar al viejo, que los malos momentos, los difíciles tiempos que se vivieron en el año que está por terminar pasen a ser parte de la historia y sobre todo que lo malo no se repita.

Ojalá y que un ritual de esos pudiera darle a nuestro país una nueva forma de vida, encontrar la paz y la armonía entre los mexicanos, lograr hacer de la violencia historia y pensar que quienes nos gobiernan harán su trabajo en beneficio de las mayorías y no de unos cuantos. Me gustaría quemar de ese viejo tantas injusticias al amparo del poder y tanta corrupción solapada por quienes hoy día nos gobiernan.

¡Claro! también debemos de agradecerle a ese viejo que se va, muchas cosas buenas que se nos presentaron en el año que está por terminar, trabajo, familia, amigos y sobre todo el tesoro más preciado del mundo, me refiero a la salud.

Feliz año a todos quienes me leen semana a semana y felicidades a quienes piensan que la vida se debe de vivir en armonía, a todos ellos y ellas que tengan un 2015 lleno de paz y de tranquilidad y sobre todo salud y más salud que de lo demás nosotros nos encargamos. Y les recuerdo el viejo también tiene cosas buenas, tratemos de encontrarlas y agradecerlas.

De ida

Los propósitos… Este tema es algo especial que quiero compartir con todos ustedes, comienza el año y nuestra mente también comienza a renovarse, o al menos eso creemos. Inicia enero y pensamos que estas fechas son obligadas para buscar ser mejores o para intentar dejar atrás lo que no estamos de acuerdo de nosotros mismos.

Pero cuando reflexionamos e identificamos que nuestros propósitos son exactamente los mismos de hace un año o dos o hasta tres, entonces entendemos que algo no estamos haciendo bien.

Partiendo de que la palabra “propósito” es la voluntad o intención de hacer una cosa, debemos de aceptar que los propósitos se cumplen siempre y cuando exista la voluntad, pero algo nos sucede a muchos mexicanos que simplemente no logramos nuestros objetivos y cada comienzo de año lo intentamos de nuevo. Por lo mismo, te invito a que ahora le demos un seguimiento puntual a esos propósitos para evitar que sean los mismos el próximo año, ¡te parece!, pues a darle…

De vuelta

Dice un refrán muy mexicano que “No hay plazo que no se llegue, ni fecha que no se cumpla” ahora sí que comenzando el año, Sonora estará inmerso en una actividad política desbordante.

Los candidatos a gobernador serán dados a conocer, al igual que en los ayuntamientos y diputados federales y locales.

La clase política se activa y entramos a las campañas electorales, estoy convencido que nada tendrá que ver con lo que hemos visto otros años, ahora se esperan tiempos complejos y de enfrentamientos y cuestionamientos muy severos. Los participantes buscarán a toda costa ganar, al precio que sea necesario. Ello nos invita a reflexionar y estar muy atentos para que nos concentremos en lo importante para nosotros y no para quienes buscarán desestabilizar el camino a un cambio obligado.

Ojo, mucho ojo, el 2015 es un año electoral y hoy día hay quien piensa que no se trata de ganar haciendo lo mejor, sino se trata de hacer perder al rival para poder mantener el poder. Los sonorenses más que nunca debemos estar alertas y no permitir que la corrupción se convierta en la forma de vida de quienes gobiernan.

Aserrín

Ya para despedir sólo quiero hacer un reconocimiento público a Jesús “Choby” Ochoa, un sonorense que tuve la oportunidad de ver su más reciente obra de teatro “Los Locos Adams” en el teatro de Los Insurgentes.

¡De acuerdo! el “Choby” no es cantante, pero su actuación es magistral, tiene un carisma fuera de serie y su personaje es extraordinario. Por lo mismo les recomiendo a todos los sonorenses que cuando visiten la Ciudad de México no dejen de ir a ver la obra, es entretenida y tiene mensajes muy interesantes, comenzando por el que manda a la familia y a los jóvenes. Felicidades “Choby”, mi reconocimiento a un gran actor.

Bien, este día aquí la dejamos y sólo, les reitero, si tienen Megacable por ahí nos vemos, ahora en todo Sonora.

Víctor Mendoza Lambert director de Megacanal Sonora.

Correo: [email protected] 

Twitter: @VictorMendozaL