El Top Ten de Peña Nieto


manuel-ajenjo1

Manuel AjenjoEl Privilegio de Opinar

Cuando todos pensábamos que, durante su paso por el poder, el presidente Vicente Fox había puesto la vara del dislate y la ignorancia muy alta y difícil de alcanzar, el candidato del PRI, el exgobernador del Estado de México nos dio la sorpresa de que estaba llamado no sólo a alcanzar la marca impuesta por el guanajuatense sino a superarla ampliamente.

Cuando todos pensábamos que, durante su paso por el poder, el presidente Vicente Fox había puesto la vara del dislate y la ignorancia muy alta y difícil de alcanzar, el candidato del PRI, el exgobernador del Estado de México nos dio la sorpresa de que estaba llamado no sólo a alcanzar la marca impuesta por el guanajuatense sino a superarla ampliamente.

Es por ello que a cuatro días de que Enrique Peña Nieto termine su periodo gubernamental, trataré de hacer un listado con su respectivo comentario de los 10 disparates más notorios entre los múltiples cometidos por el mexiquense desde que aspirara a la más alta magistratura del país.

Recordaremos que siendo candidato del Revolucionario Institucional, acudió a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, para presentar su libro México, la gran esperanza. Fuera de programa, un periodista español le preguntó sobre los tres libros que hubieran marcado su vida. No pudo decir tres títulos de corridito. Mencionó La Biblia,“no hablo de haberla leído toda pero sí algunos pasajes”, dijo. Expresó que un libro que marcó su vocación por la política fue La silla del águila. Atribuyó su autoría a Enrique Krauze. El libro es de Carlos Fuentes. Dijo que también le había gustado “ese de los caudillos”. Ese sí es de Krauze: Siglo de caudillos.

La burla no se hizo esperar. La inteligente actriz Leonora Cohen dijo que el libro favorito de Peña Nieto era La insoportable levedad del gel. Leí un meme: “Bruce Lee, Peña no”. Yo mismo inventé una entrevista: ¿Ha leído los libros de Octavio Paz? Los libros no pero lo sigo en el twitter. Le recomiendo que lea Salamandra. Ese no es libro es canción y ya la oí, es de Miguel Bosé. Me imagino que de adolescente leyó De perfil. No, yo siempre he leído de frente. ¿Le gusta cómo escribe José Emilio Pacheco? No escribe mal, pero creo que sería mejor que escribiera en sus cinco sentidos. Por último: ¿actualmente qué libro está leyendo? Ensayo sobre la ceguera de José Feliciano.

Ya como presidente, cometió errores que no cometería un regular estudiante de… ¡primaria! Se hizo bolas con la capital del estado de Veracruz; dio a entender que ésta era Boca del Río o el mismo puerto de Veracruz y rectificó para decir que era Xalapa. Ignoró a qué estados de la república pertenecen las ciudades de Lagos de Moreno (Jalisco) y León (Guanajuato). “Por un lado acerca al gobernador del estado vecino del estado vecino de Lagos de Moreno, y de igual manera acerca al estado… de este estado… al estado de León, donde se ubica León”. Tres perlas geográficas más: “Que el cien por ciento de los habitantes del estado de Tijuana”. “Aquí en el estado de Monterrey”. “A toda esa representación de la sociedad de Chihuahua que se da cita aquí en Okinawa” (Quiso decir Ojinaga).

“Es un honor recibir hoy al presidente de la República Popular China, Juan Yin Juan Yin”. Le dijo a Xi Jinping. (Al parecer quiso darle la bienvenida en el idioma mandarín: huán ying). Si esa fue la intención, el resultado fue confuso. Peor fue el desatino cometido durante la visita a nuestro país del presidente uruguayo Tabaré Vázquez: “Quiero saludar en primer término al excelentísimo señor presidente de la República Oriental de Paraguay”.

Peña Nieto confundió lo que significa IFAI (Instituto Federal de Acceso a la Información Pública): “el combate eficaz a la corrupción al interior del gobierno tiene que ver con la ampliación de facultades de instituto de información y acceso… de información y de acceso a la opinión pública… de toda la información posible para la ciudadanía… del gobierno, el ifai”.

Aquí algunas frases para el bronce: “Nuestro país es el primer país con mayor número de mexicanos”. “Desde esta plaza, erigida en memoria de Benito Juárez, del Benemérito que fuera, justamente, quien en 1969 justamente… Ayer se cumplieron 144 años de la erección del estado de Hidalgo”. “Estamos convencidos de que un país se construye construyendo”.

En Londres, durante la cumbre del G8, al hablar de un acuerdo fiscal para las empresas que trabajen en uno y otro país, manifestó: “México ha suscribido ya…”. Nuestro Primer Mandatario dio muestras de que no se le da bien el participio irregular de los verbos, cuando en París, en una reunión de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), al expresarse de nuestro país mencionó “el referente que se ha volvido para otras naciones”.

De los últimos (de aquí al viernes puede cometer algunos más) disparates memorables cometidos por el Ejecutivo están el de su visita a Oaxaca para revisar las afectaciones del sismo de septiembre del año pasado: “estamos ya a un minuto de aterrizar, a menos, yo creo que como a cinco minutos”; y el que dijo, en mayo pasado, respecto a la creación del Instituto Politécnico Nacional (IPN) “ya hace, poco más de 40 o 50 décadas”. (Ahora resulta que Hernán Cortés vino a México a tomar un curso para construir armas de fuego en el IPN).

Con lo que usted acaba de leer me despido del último presidente priista a quien, durante las últimas semanas, en Los Pinos, en las giras y en todo lugar, lo saludan con la frase: Menos días, señor presidente, menos días.