Minuto a Minuto

Entretenimiento Nuevo juicio contra Harvey Weinstein se realizará el 12 de noviembre en Nueva York
El nuevo juicio de Harvey Weinstein, cuya condena por delitos sexuales a 23 años de cárcel fue anulada el pasado abril, se celebrará el próximo 12 de noviembre
Nacional Sistemas aéreos de México no resultaron afectados por el fallo global de Microsoft
El fallo informático de Microsoft se ha sentido desde Estados Unidos a Australia, pasando por Japón y varios países de Europa
Nacional Sheinbaum promete apoyo para concluir la construcción de la presa de Milpillas en Zacatecas
El proyecto de la Presa Milpillas, detenido desde 2019 tras ser autorizado en 2017, fue una de las promesas de campaña de Sheinbaum, quien en su visita a Zacatecas en abril pasado se comprometió a construir el embalse
Internacional Otros diez demócratas del Congreso piden a Biden que ponga fin a su campaña
Con estos diez demócratas, se eleva a 35 el número de miembros del Congreso que piden la retirada de Biden
Deportes Cruz Azul vs Toluca, lo más atractivo de la J4 del Apertura 2024
Cruz Azul, único equipo con marca perfecta en el Apertura 2024, recibirá en el Estadio Ciudad de los Deportes de la CDMX al Toluca
El fin del sistema competitivo de partidos es otro resultado del 2 de junio. Se debe insistir en “competitivo”, porque partidos habrá. Por ejemplo, el 28 de julio participarán 34 partidos en las elecciones en las que arrasará el dictador Maduro en Venezuela.
Este escenario, que vivirá México de partido hegemónico, sin instituciones autónomas ni división de poderes, y derechos ciudadanos limitados, es el epitafio al PAN como partido que abrió la era democrática en México, con su triunfo electoral en el 2000.
Tras su triunfo electoral, el PAN desdibujó su discurso de partido de derecha impulsor de la prosperidad conseguida por medio del trabajo remunerado, de propiedad privada, del orden social basado en el cumplimiento de la ley, y el respeto a las instituciones del Estado.
Su gran error fue matarse por agradar a la izquierda. Las propuestas de Anaya en 2018 fueron más populistas que las del candidato de Morena. Fue Anaya quien prometió meter preso a Peña, aunque Anaya es un político hecho absolutamente por el Pacto por México de Peña.
El PAN nunca acabó de exponer sus ideas de derecha sin complejos: libertad con orden, compasión, el mercado, la competencia, la eficiencia, la propiedad y el emprendimiento. Siempre se sintió avergonzado de decir que esto es mejor que lo que plantea la izquierda.
Sí, porque ¿qué propugna la izquierda? Al menos la de antes del 2000, el PRD que acabó integrado al Frente Opositor el 2 de junio pasado: libertad con igualdad, justicia, Estado, la colaboración, la participación, la solidaridad y la regulación.
Hay que insistir en “izquierda de antes del 2000”, porque la que ganó la presidencia en 2018 y 2024 es una agrupación radical, estructurada alrededor de un comisariato ideológico fundamentalista, dirigido de manera vitalicia por un cacique, aunque no detente un cargo constitucional.
Morena no es partido, es un movimiento extremista que, desde el poder, mantiene a los ciudadanos hasta que tenga dinero, sin exigencias productivas a cambio; y que restringe sus derechos civiles y políticos. Para cuando esté en quiebra, tendrá una policía política.
El PAN se consumió tratando de presentar propuestas aceptables para la izquierda, tal cual lo hizo la candidata del Frente Opositor en las pasadas elecciones, en la idea de que era la “izquierda” la que tenía que decidir si ella era buena candidata o no.
El entreguismo a la izquierda, fulminó al PAN: perdió su esencia de partido que propugnaba que la vida debe protegerse y respetarse desde la concepción hasta la muerte natural; y que el libre intercambio de bienes, mediante el dinero, es el mejor camino para avanzar en la vida.
Pero eso ya es historia.
Lo que viene ahora es otra cosa.