Pues sí, las autoridades de nuestro país, le han dicho adiós al COVID, se acabaron las conferencias, se han olvidado de
protocolos, el virus no está en los temas de la mañanera, los estados gobernados por Morena haciendo lo propio, y el caso
es que ya no se sabe nada de lo que sucede.

Me refiero a ¿cómo están realmente los hospitales públicos y privados?, cuantas pruebas COVID están haciendo autoridades a ciudadanos que tengan síntomas y no tengan para pagar un laboratorio privado, ¿donde está la información de los
contagios por municipio o estado?, y así podría seguir haciendo preguntas y más preguntas.

Lo extraordinario es que cuando el mundo se contagia de forma alarmante, en México no pasa nada, cuando la variante
Ómicron invade ciudades enteras de nuestro planeta, el país sigue sin control alguno en sus fronteras, sigue dejando bajar
tripulantes y pasajeros de cruceros donde vienen docenas de contagiados, y los aeropuertos con vuelos llenos esperando
poder pasar en un tumulto de turistas que llegan al país de las “libertades”.

Por todo ello, es que México se ha convertido en “El país de las maravillas” y no precisamente lleva como trama principal la
historia de ese clásico de la literatura del autor Lewis Carroll que conocemos como “Alicia en el país de las maravillas” no,
aquí es solo un país donde todo es perfecto, donde se acabaron los malos y los corruptos, donde solo predominan los
abrazos, donde todo es amor y paz.

México ante sus autoridades no tiene fallas, ya no existen aquellas masacres de jóvenes, el tema de la falta de medicinas
sigue siendo ignorado, a pesar de las muertes que a diario se dan por ello, no pasa nada. Solo se justifican y siguen
acusando y señalando a los que se fueron, a los corruptos, a los que saquearon el país, a los que ya nadie se acuerda de
ellos, pero son los culpables de todo.

Mexico es el país de las maravillas, donde la inflación no afecta a nadie, donde los precios de los energéticos no son aumentos
sino ajustes. Aquí el desempleo no se ve ni se siente, todos es color de rosa.

En este país de maravilla dejó de haber contaminación en las ciudades, bajaron los indicies de robos, asesinatos, violaciones
y todas esas tragedias que las vemos a diario pero ya no se dicen, porqué otros datos así lo dicen. Somos un país donde la
justicia es total siempre y cuando sea favorable a la autoridad.

Así las cosas, iniciamos un año sumamente complicado y con grandes rezagos, pero ni lo ven, ni lo entienden, un año donde
lo relevante es una consulta ciudadana, donde lo importante es invertir en un tren que algún día se llamará el tren del capricho.

Lo importante es refinar nuestra gasolina al costo que sea para hacerlo un estandarte de libertad. ¿Pero saben qué?lo relevante en todo este escenario somos los mexicanos, que seguramente algún día nos daremos cuenta de lo que está pasando. Pero por lo pronto seguiremos viviendo en “El país de las maravillas”.

De ida

A problemas extremos, medidas extremas, países europeos están cerrando fronteras y prohíben reuniones de más de 10

personas, estamos viendo que el mundo se contagia con la variante Africana llamada Ómicron, estamos en alerta máxima,
países como Israel nuevamente cierran fronteras a mexicanos, nuestros vecinos del norte analizan lo propio con México.

El mundo está en alerta ante lo que se vive, cuando pensamos que dos olas de COVID eran suficientes, llega la tercera a
México o la sexta como sucede en algunos otros lugares del mundo.

Lo que tenemos que entender de forma categórica es que el cuidado de nosotros, lo tenemos que hacer nosotros, nadie va
a preocuparse por nuestra salud. Debemos de entender que vivir con el COVID a un lado será el común denominador y será
parte de nuestras vidas. ¿cuánto tiempo? eso nadie lo sabe, y nadie es nadie.

De vuelta

Ni hablar, siguen los “ajustes” que no incrementos, la gasolina da otro salto descomunal, la autoridad dice que no es aumento
sino ajuste pues subirá lo que conocemos como el IEPS que no es otra cosa más que el Impuesto Especial Sobre Producción y
Servicios. Aunque para nuestro bolsillo es más costo y para nuestra mente es otro “gasolinazo”, el litro de la menos cara,
está por encima de los 22 pesos dependiendo la zona y la marca de gasolina, la más cara podrá rebasar los 24 pesos.

Así que a prepararnos, pues al subir la gasolina sube prácticamente todo lo relacionado con ella, comenzando por incrementos en el trasporte y todo lo que se desplaza en ellos.

Así que no digan que aquí lo leyeron pero más vale cuidar lo poco o mucho que se tenga.

Aserrín

Solo me resta desearles un Año Nuevo lleno de optimismo, un año en donde la salud se convierte en lo más importante, un
año en donde debemos disfrutar más a nuestra familia. Un año complejo, pero no por ello imposible de sacarlo adelante.

Gracias a todos y todas por ser parte de esta columna semanalmente.

Víctor Mendoza Lambert

Director de Grupo Entre Todos

Correo: [email protected]

Twitter: @VictorMendozaL

Facebook: Victor Mendoza Lambert

WhatsApp: 6624335077