Minuto a Minuto

Internacional ‘Hillbilly Elegy’, las memorias que dieron fama a J.D. Vance
Mucho antes de llegar a senador por Ohio, J.D. Vance sufrió una infancia expuesto a la violencia, a las armas y al consumo de drogas en Middletown, su localidad natal
Nacional Sheinbaum anuncia ampliación de los trenes Maya e Interoceánico
Claudia Sheinbaum informó en conferencia de prensa que los trenes Maya e Interoceánico se conectarán con Puerto Progreso y Dos Bocas
Internacional La jefa del Servicio Secreto asume responsabilidad por ataque contra Trump pero no dimite
La jefa del Servicio Secreto asumió en una entrevista la responsabilidad por el atentado del sábado contra Donald Trump
Nacional Sheinbaum pide que ‘nearshoring’ traiga salarios justos a trabajadores en México
Sheinbaum dio la bienvenida a la relocalización de empresas o ‘nearshoring’, pero pidió salarios justos con la llegada de nuevos empleos
Internacional #Perfil J.D. Vance, de escritor a vicepresidente de EE.UU. si gana Trump
J.D. Vance sufrió una infancia expuesto a la violencia, a las armas y al consumo de drogas en Middletown

Los enfrentamientos del fin de semana en Iguala entre policías municipales y normalistas de la escuela rural de Ayotzinapa, que cobraron la vida de los estudiantes Daniel Solís Gallardo y Julio César Mondragón Fuentes; las del chofer de autobús y un futbolista casi niño, más una treintena de heridos, no son únicamente nuevos incidentes en el viejo historial de confrontaciones entre autoridades incapaces de ejercer sus responsabilidades y futuros profesores comprometidos más con un inviable proyecto político que con la educación.

No lo son, porque esta vez hay dos ingredientes mucho más explosivos:

a) Según el procurador de Guerrero, hay indicios de que en las balaceras contra civiles participaron tanto policías municipales como gente ataviada y embozada de negro de probable pertenencia a un grupo delincuencial.

b) Y según la sociedad de alumnos Ricardo Flores Magón de Ayotzinapa, 57 de sus compañeros de primero y segundo grados, de quienes aportan completos los nombres y apellidos, están “desaparecidos”.

Vivos estaban y vivos, pero en chinga, deben ser localizados.