Del dicho al hecho hay mucho trecho


maria-jose-codesal1

María José CodesalFinanzas personales y más

A las personas nos cuesta ser consistentes. No tenemos un sistema que nos ayude, ni hábitos fuertes

Del dicho al hecho hay mucho trecho, dice el dicho.

Muchos de nosotros al comenzar cada año hacemos propósitos de año nuevo. Claro que cuando vuelve a iniciar el año nuestros nuevos propósitos tienen una semejanza asombrosa con los del año anterior.

Eso significa que seguramente no los cumplimos. A mí también me pasa, no creas.

A las personas nos cuesta ser consistentes. No tenemos un sistema que nos ayude, ni hábitos fuertes ni enfoque suficiente para no perder de vista lo que el 1 de enero dijimos que queríamos lograr.

Por eso, sinceramente pienso que no deberíamos tener buenos propósitos. Ningún propósito, para el caso.

Lo que creo que sería más efectivo y que pienso implementar este año, es tener metas.

Investigué un poco sobre el tema y he hecho una planeación siguiendo el modelo SMART (por sus siglas en inglés) para trazarme unas metas personales, de trabajo y financieras más concretas. De manera que no las pierda de vista.

La idea de este modelo es que sepas qué quieres lograr, desgloses los pasos que necesitas para conseguirlo y que pongas fechas de seguimiento y cumplimiento.

Ahora es más fácil pues los celulares nos permiten poner muchas alertas y recordatorios de lo que queremos conseguir.

Creo que esto será infinitamente más efectivo que tener un lindo propósito -o 12 con cada uva- que nunca se cumplen y que nos dejan frustrados, y sintiendo que no podemos lograr nada que nos propongamos, año con año.

Así que pongamos un ejemplo. Te voy a compartir una meta que quiero conseguir este año, trabajada con este modelo para que puedas irlo siguiendo y te animes a plantearte metas muy concretas también.

Siguiendo el modelo, tengo que definir una meta que sea (según el modelo SMART) específica, concreta (Specific), medible (Mesurable), alcanzable (Attainable), realista (Realistic), en un tiempo determinado (Time frame).

Eso quiere decir que yo tengo que pensar en algo específico que pueda medir, que sea realmente alcanzable para mí y enmarcarlo en el tiempo. Suena fácil pero no lo es tanto.

Yo quiero este año poder dar más capacitación en finanzas personales. Ese es mi tema, soy ferviente creyente de que si aprendemos a manejar mejor nuestro dinero tendremos una vida mucho más feliz y tranquila. Con mayor seguridad personal. Así que me gustaría poder hacer crecer el número de entrenamientos financieros grupales que doy.

 

Entonces…

Que sea específica: Dar un entrenamiento financiero cada dos meses. Es decir 6 entrenamientos financieros en el 2019.

Que sea medible: 6 sesiones de sábado de 6 hrs.

Que sea alcanzable: Considero alcanzable utilizar 6 sábados del año para lograrlo.

Que sea realista: Pienso de forma realista que hay gente interesada en cuidar su patrimonio y hacer crecer su dinero. Y que puedo juntar 6 pequeños grupos de 20 personas.

 

Creo que puede ser una buena meta SMART si la redacto de esta manera:  Este año 2019, daré un Entrenamiento financiero a 20 personas con duración de 6 horas, 1 sábado cada 2 meses.

Si este año, una de tus metas es mejorar tu situación financiera, inscríbete al Entrenamiento Financiero. Mándame un correo para enviarte toda la información relevante. Así tú te acercas a tu meta y de paso me ayudas con la mía.

Ahora, para que de verdad la pueda conseguir, no solo la tengo que formular de esta manera muy concreta, sino que también necesito hacer un desglose de actividades que me lleven a alcanzar ese objetivo.

Y hacerlo 6 veces para llenar mis 6 entrenamientos con 20 personas.

El desglose debe ser de atrás para adelante. Me explico.

Mi primera fecha de Entrenamiento financiero será el 9 de Febrero.  Así que de atrás para adelante sería algo así:

9 de Febrero – Entrenamiento Financiero I.

8 de Febrero – Últimos detalles.

4 de Febrero – Cerrar inscripciones e imprimir material del participante.

1 de Febrero – Lista la presentación del taller y material de exposición.

28 de Enero – Ultima fecha de promoción por pronto pago.

18 de Enero – Última fecha de pago anticipado con descuento.

11 de enero al 8 de Febrero – Acciones para invitar a interesados en el tema.

HOY – Iniciar promoción e invitación a participar y vivir el Entrenamiento Financiero.

 

Este desglose que te comparto es a grandes rasgos y es una pequeña ruta crítica que me hará alcanzar mi primera meta del 2019.  Lo importante de esto es que tengo fechas muy concretas que necesito ir alcanzando para cumplir mi meta.

Lo mismo puedes hacer para otras metas personales como bajar de peso o hacer más ejercicio. Si lo clarificas todo y lo pones por escrito, luego, activas recordatorios en tu teléfono y los vas cumpliendo, puedes tener un año mucho más satisfactorio.

En lo personal tengo otras metas que estoy trabajando para concretar de esta manera.

Este 2019 también necesito reajustar mis finanzas personales. Han estado un poco descontroladas pues he estado distraída convirtiéndome en mamá, para lo cual, también me creé un sistema para retomar el control financiero medio perdido. Y que ahora estoy compartiendo para poder mantener libre de anuncios mis espacios digitales.

Es un recurso descargable, tipo agenda infinita que puedes imprimir y adaptar a tus necesidades y además es un cuaderno de trabajo para tus finanzas personales. Lo puedes adquirir aquí con un pequeño costo de $127.00

Así que hay mucho con lo que podemos empezar este año. Te deseo lo mejor y mucha estabilidad financiera.

 

¿Quieres saber la mejor parte?

Que si te planteas metas y las vas concretando sentirás mayor control sobre tu propia vida y, por consecuencia, en tus finanzas personales. Que son reflejo de nuestro orden mental.

No dejes de enviarme tus dudas, preguntas e intereses por correo. También podemos seguir esta conversación por las redes sociales. Aquí hay una oreja y una compañera para viajar al fascinante mundo de las finanzas personales.